Nuevas agresiones y amenazas a agentes ambientales


La noche del lunes al martes 29 de octubre en torno a las 2 de la madrugada un individuo, con un vehículo todoterreno presuntamente fuera de control, ha embestido contra el vehículo privado de un Agente Medioambiental de la Junta de Castilla y León en San Salvador de Cantamuda (Palencia) dándose posteriormente a la fuga. El autor de los hechos, una vez identificado gracias a las labores de varios Agentes Medioambientales y una patrulla de tráfico de la Guardia Civil, admitió lo ocurrido.

Desde la Asociación de Agentes Medioambientales de Castilla y León (Apamcyl) condenan estos hechos y reclaman a la Fiscalía de Palencia y a la Guardia Civil que investigue con detalle estos hechos, tras los que podría haber un claro “posible intento de amedrentamiento”. Apamcyl reitera las exigencias a la Consejería de Fomento y Medio Ambiente sobre la seguridad de los Agentes Medioambientales, que en los últimos años, “desde que se ha ido paulatinamente retirando las armas de defensa y se ha establecido un lamentable protocolo de seguridad desde la Junta de Castilla y León”, se están produciendo cada vez más hechos contra la integridad física y los bienes privados de estos funcionarios ambientales.

Las denuncias de amenazas y agresiones se suceden

La Asociación Española de Agentes Forestales y Medioambientales (Aeafma) ha documentado en los últimos tiempos gran número de incidentes. Por ejemplo, durante el mes de octubre se hizo público un caso sucedido semanas antes en el que un cazador amenazó a un agente con una escopeta cargada en el término municipal de Cardeñajimen. El agente llevaba a cabo funciones de vigilancia, policía y control de la actividad cinegética, explican desde la Asociación de Agentes Medioambientales de Castilla y León (Apamcyl).

En esos mismos días también se denunció otro caso en Extremadura, donde se puso en conocimiento de la Fiscalía de Medio Ambiente y Urbanismo de Badajoz el suceso protagonizado por un individuo que conduciendo un quad y portando un arma de fuego desenfundada insultó y amenazó a dos agentes, impidiéndoles atender una alerta de incendios.

Estos mismos días se ha conocido la resolución de otro caso, originado en junio de 2017, que se ha saldado más de dos años después con la condena a ocho meses de prisión por un delito de atentado a la autoridad a dos responsables de una explotación ganadera en Navarra, padre e hijo, condenados por haber agredido a tres guardas forestales que procedían a entregarles una resolución judicial. Los procesados habían sido condenados anteriormente por delito de maltrato animal. Se les habían decomisado varios perros en estado de grave abandono y signos de maltrato.