Asesinan a la activista ambiental Mama Fikile

Líder en la lucha contra la expansión de una mina de carbón en Sudáfrica.

Mama Fikile Ntshangase / Foto: Friends of Earth International

En la tarde del jueves 22 de octubre de 2020, Mama Fikile fue asesinada en su hogar por cuatro pistoleros.

“Me niego a firmar. No puedo traicionar a mi pueblo. Y si es necesario, moriré por mi pueblo”. Así lo habría subrayado Mama Fikile Ntshangase, según han difundido desde Amigos de la Tierra, frente a las presiones e intentos de soborno para firmar un acuerdo que implicaba retirar las demandas judiciales vinculadas a las operaciones actuales y proyectos de expansión de la empresa minera que implicarían el desplazamiento de 21 familias de sus tierras ancestrales.

Intensa lucha social y ambiental

Mama Fikile era integrante de la comunidad de Somkhele, ubicada cerca de la mina de carbón de Tendele, de propiedad de Tendele Coal Mining (Pty) Ltd, una subsidiaria de Petmin. Como vicepresidenta de una subcomisión de la Organización de Justicia Ambiental Comunitaria de Mfolozi (MCEJO), Mama Fikile manifestaba abiertamente sus preocupaciones respecto de las operaciones de la mina de carbón.

Hay que recordar que Tendele Coal Mining Ltd., propietaria y opera la mina Somkhele, ha condenado en un comunicado lo que califican de “asesinato sin sentido” y pedido también la investigación del caso.

Advierten de presiones en todo el continente africano

“Los abusos a los derechos humanos contra las/los activistas ambientales y políticos y las/los defensoras/es de los territorios y los derechos de los pueblos están aumentando en toda África. Mientras los pueblos sufren los impactos sanitarios y las restricciones provocadas por la pandemia del Covid-19, las empresas transnacionales continúan ampliando y extendiendo sus actividades de minería, petróleo y gas a lo largo y ancho del continente”, denuncian desde Friends of the Earth International.

Desde este y otros colectivos critican que se está haciendo caso omiso de las demandas y derechos de las comunidades locales, que a su vez !sufren desplazamientos forzosos, restricciones para ingresar a sus propias tierras, asesinatos, e impactos del cambio climático cada vez peores, que son consecuencia directa de la explotación de combustibles fósiles”.

Al tiempo, los Estados y gobiernos que supuestamente deben proteger a sus pueblos !están cada vez más cooptados por la influencia de las grandes empresas, permitiendo que los pueblos que luchan en defensa de sus derechos y sus territorios frente a proyectos extractivos enfrenten intimidaciones, asesinatos, secuestros y arrestos”.

Reclaman una investigación a fondo del asesinato de Mama Fikile

Human Rights Watch ha sido una de las organizaciones que se ha dirigido directamente al Departamento de Policía de Sudáfrica instándole a que lleve a cabo una investigación “inmediata, exhaustiva e imparcial” sobre el reciente asesinato de ambientalistas. la activista Mama Fikile Ntshangase.

Ntshangase fue asesinada a tiros la noche del jueves 22 de octubre, en su casa al oeste de Mtubatuba en la provincia de KwaZulu-Natal, cerca de la mina de carbón Somkhele. No se han hecho arrestos.

Más de una docena de ONG sudafricanas han expresado su preocupación y relacionan el asesinato de Ntshangase con su oposición a los proyectos mineros. En un informe hecho público en abril de 2019, Human Right Watch ya advertía de la preocupación por las amenazas y ataques físicos en todo el país relacionados con el activismo ambiental frente a proyectos de minería. Casos que, en su mayoría “no son investigados”.