Un santuario sudafricano acogerá ocho grandes felinos rescatados en circos

Penaron durante años en circos ambulantes en diferentes partes del mundo.

Tigres rescatados y enviados a santuario en Sudáfrica
Tigres rescatados en Argentina y trasladados a Sudáfrica / Fotos: Instagram de © FOUR PAWS | @hristo_vladev

Messi, Sandro, Mafalda y Gustavo son los nombres de esta familia de tigres de Bengala que durante más de quince años vivió la mayor parte del tiempo en un vagón de tren, entre suciedad y restos de huesos y excrementos. Los mayores de la familia, un macho y una hembra de más de quince años, fueron abandonados por un circo ambulante en la localidad de San Luís, en Argentina. Granjeros locales los cuidaron durante años, en los cuales la pareja tuvo dos cachorros. Ahora, por mediación del colectivo Four Paws, organización mundial de protección animal, por fin han sido trasladados a un santuario al aire libre, el Lionsrock Big Cat Sanctuary, en Bethlehem, en Sudáfrica.

“Los tigres necesitan moverse, correr, jugar y bañarse. Estar encerrado en un vagón de tren de 75 m² y caminar de un lado a otro durante 15 años no es una vida digna de un tigre. Todos esos años en un espacio tan pequeño sin duda han afectado su bienestar mental y físico”, lamenta el doctor veterinario Amir Khalil, coordinador de la misión de rescate.

Hay que recordar que en todo el mundo quedarían menos de cuatro mil tigres en estado salvaje hoy en día, siendo muchos de ellos asesinados constantemente para conseguir su piel, huesos o dientes, u otros capturados para servir de entretenimiento en circos.

Leones rescatados en Francia

Por otro lado, os contamos también acerca de Ángela, Bellone, Louga y Saïda, los cuatro leones rescatados en Francia por la fundación Born Free. Esta familia felina había vivido en cautiverio en un circo francés durante años.

Al igual que en el caso de la mencionada familia de tigres, este prolongado cautiverio hace imposible que puedan sobrevivir aún siendo liberados en la naturaleza. Por tanto, también en este caso, la mejor opción son los amplios espacios naturales protegidos del santuario sudafricano, donde sin duda experimentarán una desconocida hasta ahora para ellos sensación de libertad.