Lobos, ciervos, patos… los cazadores furtivos no descansan en Navidad

Los cuerpos decapitados de ejemplares de ciervo asesinados por cazadores furtivos y a los que les habían retirado cabeza y cuernos han sido encontrados en las últimas semanas en la zona asturiana de Teverga.

Imagen de Hubert Stieve en Pixabay

Desde el Fondo para la Protección de Animales Salvajes (FAPAS) informan de que los cadáveres han permanecido durante días tirados en fincas particulares y posteriormente arrastrados, en el caso del localizado en la cercanía del pueblo de Riello, hasta la carretera. FAPAS ha comunicado que ha sido esta asociación la que ha denunciado estas muertes ante el Seprona de la Guardia Civil, “tras contrastar que el Gobierno Regional no puso en conocimiento de las autoridades estos hechos delictivos acaecidos en el interior de un espacio protegido”.

Tras los lobos en Burgos

Por otra parte, agentes ambientales de Burgos han descubierto a dos cazadores furtivos intentando matar lobos en un coto del valle de Valdelucio. Los cazadores usaban diversos cebos, algunos de ellos directamente ilegales, con distintas carnes. Les han sido intervenidos dos rifles y diversa munición, incluídos visores térmicos y nocturnos.

En Galicia, la Asociación profesional dos Axentes Forestais e Medioambientais de Galiza (Aprafoga) ha comunicado que agentes ambientales sorprendieron a un cazador abatiendo un lavanco en una zona donde no existe autorización.

También han denunciado la detención de un cazador que actuaba bajo el método que los agentes han definido irónicamente como “malo será”: “Sin licencia de caza, sin seguro obligatorio, sin permiso del Tecor y con dos perros sin chip”.