Köpskam: tomando conciencia del efecto de nuestro consumo

Ropa blanca tendida
Imagen de Willi Heidelbach en Pixabay

¿Qué es köpskam?

Köpskam comenzó a popularizarse como concepto en 2019 en ámbitos de consumo y medio ambiente. La idea se originó en Suecia y como movimiento, “köpskam” podría traducirse por algo así como “vergüenza de comprar”.

Usado en este contexto de consumo consciente, köpskam no surge para que el consumidor se sienta culpable o como forma de culpabilizar a personas por sus acciones como consumidores. Al contrario, köpskam es una oportunidad para repensar las formas en las que consumimos.

Köpskam está muy ligado a los excesos de la industria de la moda

No es casualidad que köpskam como concepto comenzase a popularizarse en 2019 desde el mismo país que vio surgir y consolidarse como referencia mundial a la activista ambiental Greta Thunberg. En plena ola de aumento de preocupación por la crisis climática y las diversas implicaciones que nuestro comportamiento cotidiano como ciudadanos puede tener sobre el frágil equilibrio del planeta Tierra.

Köpskam surge inevitablemente ligado a uno de los ámbitos que a nivel comercial suma un impacto más creciente y acelerado: la moda. El consumo de productos textiles se ha disparado y la ropa ha pasado de ser un residuo minoritario en nuestros cubos de la basura a registrar cifras récord año tras año.

Relacionado con esa tendencia köpskam se populariza como concepto para tratar de invitar a la ciudadanía a frenar la compra compulsiva de ropa. Lo que se ha dado llamar “moda rápida o fast fashion”, en un paralelismo con el fenómeno de la “comida rápida” o “fast food”. En ese sentido, el concepto de köpskam ha acompañado diversas campañas de fomento del consumo de ropa de segunda mano, como la iniciativa #SecondHandSeptember a través de la que la ONG Oxfam propone que durante un mes, si compramos alguna prenda, sea exclusivamente reutilizada.