Hora de actuar contra los excesos de la industria textil que ahogan el planeta

0
Foto: Bicansky – Pixnio

Activistas exigen a la Unión Europea que impulse una transformación del sector textil basada en la equidad y sostenibilidad medioambiental.

A nivel mundial, la producción de ropa se ha duplicado entre 2000 y 2014, con más de 150 mil millones de prendas ahora producidas anualmente. Y la realidad es que el 73% de todos los textiles terminan en vertederos o incineración. Esto es fruto de una acelerada tendencia al «usar y tirar» en nuestros comportamientos sociales en cuanto al uso de las prendas de ropa se refiere.

Se está produciendo, consumiendo y desechando más ropa que nunca. Y esto ejerce una gran presión sobre nuestro planeta. En 2020 dos docenas de grupos diversos de la sociedad civil europea unieron fuerzas para realizar un llamamiento formal a la UE a tomar medidas urgentes sobre este sector. Los activistas consideran que el peso a nivel de empleo de esta industria no tendría por que resentirse bajo parámetros de mayor responsabilidad ambiental con una estrategia adecuada.

Un cambio necesario de la industria textil hacia la sostenibilidad

Una nueva investigación de la propia Agencia Europea del Medio Ambiente destacó a finales de 2019 que, después de los alimentos, la vivienda y el transporte, los textiles son la cuarta causa de presión ambiental. Los textiles también causan la segunda mayor presión sobre el uso de la tierra y son el quinto mayor contribuyente a las emisiones de carbono del consumo de los hogares.

La ONU afirma que el sector textil es responsable de entre el 8 y el 10% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero y estima que, para 2050, la moda podría ser responsable de una cuarta parte de todas las emisiones de carbono. En otoño de 2019, los propios ministros de medio ambiente de la UE solicitaron a la Comisión Europea que se presente una estrategia para el sector textil que acerque este sector a patrones de producción y consumo más sostenibles.

«El sistema de moda actual hace que el consumo excesivo sea demasiado fácil, lo que genera enormes niveles de desperdicio. Pero no podemos reciclar para salir del problema: los productos deben usarse durante más tiempo y, en primer lugar, evitar el desperdicio. Al igual que tomaron medidas sobre los plásticos de un solo uso, los gobiernos deben tomar medidas urgentes para hacer que las opciones como reparar, alquilar, compartir e intercambiar sean más accesibles. Es esencial asegurar que haya mejor información disponible sobre qué está hecha nuestra ropa y desarrollar requisitos de diseño para materiales libres de tóxicos que puedan usarse una y otra vez», expone Stephane Arditi, experta en Economía Circular del European Environmental Bureau.

Campaña Wardrobe Change

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here