Crecen los casos de agua contaminada por nitratos

La Coordinadora Estatal Stop Ganadería Industrial pide que no se dé ni un paso atrás en la moratoria de Castilla La-Mancha y alerta del incremento de nitratos en el agua.

Una de las manifestaciones, en Toledo, contra las macrogranjas / Imagen: Coordinadora Estatal Stop Ganadería Industrial

La contaminación del agua por nitratos, provocada en gran medida por la ganadería industrial y por la agricultura asociada a esta, es tan grave que ha llevado a la Comisión Europea a abrir un procedimiento de infracción contra España en 2018 y ante la inacción de las administraciones, el pasado diciembre decidió llevar a España ante el Tribunal de Justicia de Unión Europea por incumplimiento de la Directiva de Nitratos.

La Coordinadora Estatal Stop Ganadería Industrial lo recuerda al hilo del anuncio de que la Asociación Regional de Ganaderos de Porcino de Castilla-La Mancha solicitó a los grupos parlamentarios del Congreso de los DIputados que interpongan un recurso de inconstitucionalidad contra la moratoria de tres años a las explotaciones porcinas en la región.

La Coordinadora Estatal Stop Ganadería Industrial, formada por más de 60 movimientos vecinales de diez comunidades autónomas y organizaciones nacionales e internacionales, pide que los grupos parlamentarios no solo no acepten esta petición, sino que se refuerce la moratoria en Castilla La-Mancha eliminando todas las excepciones que se contemplan y que se aplique a todos los sectores ganaderos.

Una moratoria que de hecho ya contenía “demasiadas excepciones”

Recuerda la Coordinadora que la moratoria, aprobada por las Cortes de Castilla-La Mancha en enero de 2022, impide la instalación de nuevas explotaciones porcinas en la región hasta 2025 y prohíbe también la ampliación de las ya existentes. Sin embargo, lamentan, contiene demasiadas excepciones que restan efectividad a la medida: no aplica a explotaciones del resto de especies (avícola, vacuno…), ni a las de porcino de menos de 2.000 cabezas, ni a las explotaciones que se encuentran en tramitación ni a aquellas que se presenten a partir de ahora y el gobierno regional considere que incorporan la tecnología adecuada para el tratamiento de los residuos.

En Castilla La-Mancha, según los datos del Sistema de Información Nacional de Agua de Consumo (SINAC), del Ministerio de Sanidad, la contaminación por nitratos afecta cada vez a más municipios y no para de crecer. En 2016, 23 mediciones de aguas de consumo efectuadas en la región dieron concentraciones iguales o superiores a 50 mg/l (valor a partir del cual el agua deja de considerarse potable) frente a los 111 detectados en 2020 (últimos datos disponibles). Pero la evolución muestra un constante agravamiento del problema: en 2016 fueron 23, en 2017 66, 2018 77, 2019 90 y en 2020 111. En 2020 el valor máximo detectado fue de 171 mg/l en el municipio de Pétrola.

Situación crítica

“No se puede dar ni un paso atrás en la moratoria a las macrogranjas establecida en Castilla La-Mancha el pasado enero. Los grupos parlamentarios no deben ceder a la presión de la industria cárnica”, afirma Inmaculada Lozano, portavoz de la Coordinadora Estatal Stop Ganadería Industrial.

“Estamos ante una situación crítica: emergencia climática, sequía, contaminación del agua por nitratos… por lo que esta moratoria tiene más sentido que nunca. Es más, debería ser reforzada y moratorias a la ganadería industrial deberían ser puestas en marcha urgentemente en el resto de comunidades autónomas”.

“Es hora de que la industria cárnica asuma su responsabilidad la contaminación que provoca y deje de poner trabas a la urgente y necesaria transición hacía otro modelo de ganadería, realmente sostenible, que no contamine las aguas de nuestros pueblos con nitratos ni el aire con metano y amoniaco.”, concluye Lozano.