Científicos de todo el mundo reclaman reducir el consumo de carne

0
ensalada vegetal con zanahoria, remolacha, lechuga y otros
Imagen de RitaE en Pixabay

La producción de carne y lácteos emite tantos gases de efecto invernadero como todo el sector del transporte global en su conjunto, sin embargo sigue siendo un tema en gran medida ignorado por las personas que lideran los países que estas semanas están en la COP25 discutiendo sobre el cambio climático Sin embargo, para atajar la emergencia climática es esencial reducir la producción y consumo global de carne y lácteos.

Científicos de todo el mundo, liderados por Pete Smith, professor en la Universidad de Aberdeen y autor principal en el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC), y apoyados por Greenpeace, llaman a los líderes de los países más industrializados a reconocer la necesidad de reducir el consumo y la producción de carne y lácteos en las políticas climáticas; incluir cambios en la dieta en los planes de acción por el clima y cambiar los subsidios agrícolas. Este grupo de de científicos ya se había movilizado para reclamar a gobiernos municipales la acción sobre los comedores públicos para la reducción de carne.

Minimizar el consumo de carne y lácteos es una excelente medida para reducir la huella de carbono del sector agroalimentario y un buen ejemplo de ello ha sido el menú sin carne ofrecido en la bienvenida a la COP25. Por ello Greenpeace felicita al Ministerio de Transición Ecológica por esta decisión y a los hermanos Roca por ponerlo en marcha, pero a la vez demanda al Gobierno español que eleve la ambición climática y se comprometa a una reducción de emisiones de al menos el 55% en 2030 respecto a 1990 y que, entre otras medidas, promueva la adopción de una dieta basada en vegetales, con una cantidad mínima de carne, en todos los comedores colectivos públicos.

La carta, puede ser firmada por científicos miembros de cualquier administración desde aquí: https://www.scientists4lessmeat.org/

TEXTO COMPLETO DE LA CARTA

Estimados Presidentes, Primeros Ministros y Jefes de Estado de los países de la OCDE (1),

El consenso científico de los impactos climáticos y de biodiversidad futuros actualmente observados y proyectados claramente llama a la transformación rápida de nuestra sociedad a todas las escalas y en todos los sectores, a fin de mantener un clima y un planeta seguros para el futuro de la humanidad. Esta transformación también debe incluir el sistema alimentario, y especialmente el sector ganadero, un hecho que aún no ha sido suficientemente reconocido en la política climática.

Entre el 21% y el 37% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero son atribuibles al sistema alimentario (2), y las emisiones directas del ganado contribuyen con el 14.5% de todas las emisiones humanas de gases de efecto invernadero (3). La producción de carne y lácteos contribuye en gran medida a la deforestación tropical. Recientemente se ha demostrado que una sexta parte de la huella de carbono de las dietas promedio en Europa se debe a tales emisiones (4). Esto se debe a que la producción ganadera requiere grandes cantidades de alimento, que a menudo se produce a partir de tierras de cultivo que se expanden hacia tierras recientemente deforestadas (5) u otros ecosistemas naturales.

Por lo tanto, reducir la oferta y la demanda de productos ganaderos, produciendo menos carne y productos lácteos a nivel mundial y comiendo menos carne y productos lácteos en regiones con consumo excesivo, será fundamental para abordar la emergencia climática. Abordar el consumo excesivo, comenzando con medidas estrictas en sociedades privilegiadas, también liberará tierras agrícolas para el cultivo de alimentos humanos en lugar de alimentos para el ganado.

Según un análisis científico reciente, las acciones climáticas relacionadas con la tierra ofrecen hasta el 30% de la mitigación necesaria para un mundo de 1.5ºC, agregando protección forestal, restauración del ecosistema y cambios en los sistemas agrícolas, a la transformación necesaria en energía, industria y transporte (6) .

Sin embargo, las acciones climáticas relacionadas con la tierra, y en particular las acciones del sistema alimentario, aún no han recibido atención proporcional en la política climática internacional.

El informe especial del IPCC sobre Cambio climático y Tierra señala múltiples soluciones que pueden impulsar tanto la mitigación como la adaptación (7). El cambio en la dieta es una de estas opciones clave de respuesta que tendrá un impacto positivo en la mitigación, la degradación de la tierra y la seguridad alimentaria (8). Sin embargo, esta medida de acción climática está hoy ausente de los compromisos de todos los países presentados para implementar reducciones de emisiones hacia el Acuerdo de París (Contribuciones Determinadas Nacionalmente (NDC) (9).

Hacemos un llamamiento a los gobiernos de los países miembros de la OCDE para que:

1) Consideren la necesidad de reducir la producción y el consumo de carne y lácteos dentro de las negociaciones climáticas mundiales, incluida la CMNUCC, como un componente importante de la ambición en las promesas de los países de implementar reducciones de emisiones hacia el Acuerdo de París (Contribuciones Determinadas Nacionales). Al mismo tiempo, aumentar la ambición sobre la acción climática del sector terrestre en soluciones basadas en la naturaleza, especialmente a través de la protección y restauración de bosques y otros ecosistemas (10).

2) Incluir cambios en la dieta, por ejemplo, el objetivo de lograr dietas saludables planetarias (11) como parte de los planes de acción climática en todos los niveles de gobierno (como muchas ciudades ya lo están haciendo (12)).

3) Desplazar los incentivos financieros y políticos de las prácticas de producción perjudiciales para el medio ambiente hacia medidas que apoyen a los agricultores en la transición a sistemas alimentarios que permitan dietas nutricionales y climáticas adecuadas y que también protejan la biodiversidad.

Además, pedimos que la Secretaría de la COP lidere con el ejemplo al anunciar públicamente en la COP25 un compromiso de exigir que los países anfitriones sirvan alimentos de origen local, principalmente a base de plantas, en todas las conferencias mundiales posteriores patrocinadas por la CMNUCC a partir de la COP25 en adelante, que deben incluir planes para reducir el desperdicio de alimentos y los envases desechables.

Estas medidas contribuirán significativamente a proteger los bosques y a remodelar el sistema alimentario mundial a través del cambio en la dieta, que son dos soluciones clave para la escalada de la crisis de la tierra y el clima. Como científicos que trabajan por el bien público, estamos listos para brindarle más evidencia científica sobre estos temas importantes durante las próximas reuniones de la COP de la CMNUCC y más allá.

Saludos,

Los abajo firmantes

Nota: Los firmantes hablan en su propio nombre y no en nombre de sus instituciones afiliadas.

Referencias

(1) Los miembros de la OCDE son economías de altos ingresos con un índice de desarrollo humano (IDH) muy alto y se consideran países desarrollados. Dirigimos la carta a los miembros de la OCDE, que también son países que consumen mucha carne y tienen una mayor responsabilidad y capacidad para abordar este problema. Hay 36 países miembros: Australia, Austria, Bélgica, Canadá, Chile, República Checa, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Francia, Alemania, Grecia, Hungría, Islandia, Irlanda, Israel, Italia, Japón, Corea, Letonia, Lituania, Luxemburgo , México, Países Bajos, Nueva Zelanda, Noruega, Polonia, Portugal, República Eslovaca, Eslovenia, España, Suecia, Suiza, Turquía, Reino Unido y Estados Unidos.

(2) IPCC Cambio climático y tierra, Resumen para responsables de políticas , Tabla 1, página 9. Agosto de 2019.

(3) Gerber, PJ, Steinfeld, H., Henderson, B., Mottet, A., Opio, C., Dijkman, J., Falcucci, A. y Tempio, G. 2013. Combatir el cambio climático a través del ganado – A evaluación global de emisiones y oportunidades de mitigación. Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Roma.

(4) Pendrill, F., Persson, UM, Godar, J., Kastner, T., Moran, D., Schmidt, S. & Wood, R. 2019. El comercio agrícola y forestal genera una gran parte de las emisiones de deforestación tropical. Cambio ambiental global, 56, 1-10.

(5) Smith, P. 2018. Gestión del recurso terrestre global. Actas de la Royal Society B: Biological Sciences, 285: 20172798.

(6) Roe, S., Streck, C., Obersteiner, M., Frank, S., Griscom, B., Drouet, L., Fricko, O., Gusti, M., Harris, N., Hasegawa, T., Hausfather, Z., Havlík, P., House, J., Nabuurs, G.-J., Popp, A., Sánchez, MJS, Sanderman, J., Smith, P., Stehfest, E. y Lawrence, D. 2019. Contribución del sector de la tierra a un mundo de 1.5 ° C. Nature Climate Change, 9: 817-828.

(7) IPCC Cambio climático y tierra, resumen para responsables de políticas . Agosto 2019.

(8) IPCC Cambio climático y tierra, resumen para responsables de políticas . SPM Figura 3A. Agosto 2019.

(9) Roe, S., Streck, C., Obersteiner, M., Frank, S., Griscom, B., Drouet, L., Fricko, O., Gusti, M., Harris, N., Hasegawa, T., Hausfather, Z., Havlík, P., House, J., Nabuurs, G.-J., Popp, A., Sánchez, MJS, Sanderman, J., Smith, P., Stehfest, E. y Lawrence, D. 2019. Contribución del sector de la tierra a un mundo de 1.5 ° C. Nature Climate Change, 9: 817-828.

(10) Según lo recomendado por el informe del IPCC sobre cambio climático y tierra y el informe de la IPBES sobre biodiversidad. IPCC Cambio climático y tierra, resumen para responsables de políticas . IPBES 2019 Informe de evaluación global sobre biodiversidad y servicios ecosistémicos .

(11) Willett, W., Rockström, J., Loken, B., Springmann, M., Lang, T., Vermeulen, S., Garnett, T., Tilman, D., DeClerck, F., Wood, A., Jonell, M., Clark, M., Gordon, LJ, Fanzo, J., Hawkes, C., Zurayk, R., Rivera, JA, De Vries, W., Majele Sibanda, L., Afshin, A., Chaudhary, A., Herrero, M., Agustina, R., Branca, F., Lartey, A., Fan, S., Crona, B., Fox, E., Bignet, V., Troell, M., Lindahl, T., Singh, S., Cornell, SE, Srinath Reddy, K., Narain, S., Nishtar, S. y Murray, CJL 2019. Alimentos en el Antropoceno: la Comisión EAT-Lancet sobre salud y dietas de sistemas alimentarios sostenibles. The Lancet, 393: 447-492.

(12) https://www.c40.org/press_releases/good-food-cities

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here