Cambiar a energías renovables podría salvar miles de vidas en África

0
Centrales en Sudáfrica / Imagen: WikiCommons

Con la energía renovable más barata y más eficiente que nunca, los países de África tienen la oportunidad única de aprovechar abundantes fuentes renovables como la eólica, la solar y la geotérmica para superar la dependencia de los combustibles fósiles que ha envenenado el aire y el medio ambiente en Europa, Estados Unidos, India y China. ¿Pero lo harán?

Una investigación de la Universidad de Harvard y la Universidad de Leicester publicada en Environmental Science and Technology encuentra que si África elige un futuro impulsado por combustibles fósiles, casi 50.000 personas podrían morir prematuramente cada año por las emisiones de combustibles fósiles para 2030, principalmente en Sudáfrica, Nigeria y Malawi.

Cambiar a fuentes limpias es clave para el continente africano

«Nuestro trabajo muestra el beneficio sustancial para la salud de cambiar a fuentes de energía limpia en África, que esperamos pueda ayudar a incentivar la transición hacia la energía renovable sobre los combustibles fósiles», dijo Eloise Marais, una ex estudiante graduada del Departamento de Ciencias de la Tierra y Planetarias y becaria postdoctoral en la Harvard John A. Paulson School of Engineering and Applied Science (SEAS) y autora principal del artículo.

Los investigadores se centraron en la contaminación del aire de las plantas de energía y en el transporte. Muchos países africanos están trabajando actualmente para aumentar su apuesta por la energía procedente de combustibles fósiles y la infraestructura de vehículos. Sudáfrica, por ejemplo, está encargando la mayor central eléctrica de carbón de su especie del mundo. Namibia, Ghana y Mozambique están recurriendo a plantas de energía en alta mar, «powerships», que funcionan con los residuos sucios de la refinación de petróleo crudo.

Los cálculos pronostican dramáticas cifras de muertes prematuras

Los investigadores calcularon las emisiones de todas las plantas de energía actuales en el continente, así como las emisiones proyectadas de todas las plantas de energía propuestas a partir de noviembre de 2017. Calcularon las emisiones de los vehículos en función de los aumentos en la población que mostraron que están fuertemente vinculados al uso del vehículo. Luego conectaron todos los datos al modelo de transporte global GEOS-Chem, modelo de código abierto desarrollado en Harvard.

Descubrieron así que en todo el continente 13.000 personas morirían prematuramente cada año por la exposición a las emisiones de los vehículos. Además, 39.000 personas morirían por la exposición a los contaminantes de las centrales. La mayoría de esas muertes se producirán en el sur de África, donde se están planificando la mayoría de las nuevas centrales. De forma paralela, la dinámica de los vientos causará también altas tasas de mortalidad por este motivo en países del entorno.

Fuente:
Air Quality and Health Impact of Future Fossil Fuel Use for Electricity Generation and Transport in Africa. Publicado en Environmental Science and Technology. Autores: Eloise A. Marais, Rachel F. Silvern, Alina Vodonos, Eleonore Dupin, Alfred S. Bockarie, Loretta J. Mickley, Joel Schwartz

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here