Maya, Lisala, Lokumu… final feliz para 14 bonobos rescatados que vuelven a la naturaleza

Liberados de traficantes de animales, son reintegrados a la Reserva Natural de Ekolo, en la selva tropical del Congo.

Bebé bonobo asida a su madre bonobo
La bebé bonobo Lokumu se aferra a su madre, Lisala, el día después de su liberación / Foto: Cintia Garai

“Me siento muy orgullosa del equipo”, explica Fanny Minesi, directora general de Friends of Bonobos of the Congo/Amis des Bonobos du Congo (ABC). Se trata de la organización de conservación congoleña que opera el único santuario de bonobos del mundo, Lola ya Bonobo.

“Recuperar para la vida salvaje a un grupo de bonobos que fueron rehabilitados durante años es increíblemente difícil de organizar, de planificar, e incluso cuando se planifica muy bien, a veces simplemente no funciona Se necesita todo un equipo y han hecho un trabajo increíble”, felicitaba Minesi. “Al final del día, esto es para lo que trabaja nuestra organización: devolver a los bonobos a la naturaleza, donde estarán protegidos para el futuro”.

La segunda vez en la historia que se consigue reintegrar bonobos en la selva

La operación tuvo lugar en marzo de 2022 en la Reserva Comunitaria Ekolo ya Bonobo, un área protegida de 120.000 acres (mñas de 48 mil hectáreas) en lo profundo de la selva tropical del Congo. Es solo la segunda vez en la historia que estos grandes simios en peligro de extinción han sido devueltos a la naturaleza, y nuevamente a través de un proyecto de esta asociación.

Aunque el grupo ahora está solo, “ese no es el final de la historia”. Cintia Garai, directora de la reserva Ekolo ya Bonobo. “Tenemos que asegurarnos de que estén protegidos”. De hecho, justo después de la liberación, Garai supervisó la formación de un nuevo grupo de ecoguardias.

Víctimas de traficantes de animales

La mayoría de los bonobos liberados han cerrado el círculo. Comenzaron su vida como víctimas de los traficantes de vida silvestre, quedando huérfanos cuando eran bebés y cuando sus familias fueron asesinadas por carne de animales salvajes. Pero los huérfanos tuvieron una segunda oportunidad cuando fueron rescatados por ABC y llevados al santuario Lola ya Bonobo para recibir atención y rehabilitación por parte de expertos.

El grupo de liberación de 2022 incluyó a la matriarca Maya y a sus tres hijos. Maya fue el segundo bonobo rescatado por la fundadora del santuario, Claudine André, hace más de 25 años, por lo que se trata de una despedida agridulce.

“Algunos de los bonobos los conozco desde que eran niños”, dice Minesi, quien es hija de André. “Pero el lugar de Maya está en el bosque. Este es el día por el que trabajamos, durante décadas, para devolver a los bonobos a la naturaleza, donde están protegidos”.

Bonobó adulta corre con bonobo bebé a la espalda
La bonobo Lisala se apresura a entrar en la reserva forestal de Ekola con el bebé Lokumu / Foto: Cintia Garai

Un largo camino hasta este final feliz

El viaje de los bonobos a la Reserva Comunitaria Ekolo ya Bonobo comenzó en 2018, cuando abandonaron el Santuario Lola ya Bonobo en Kinshasa para viajar a la isla de Totaka. Llevar a los bonobos a Totaka implicó un viaje de 800 km en avión, camiones y balsas especialmente construidas.

Totaka fue pensado como un sitio de cuarentena temporal para garantizar que los bonobos estuvieran en forma y saludables para ser liberados en Ekolo, donde el primer grupo había sido liberado en 2009. El contexto en Totaka también permite que los bonobos se sientan cómodos con la vida en la naturaleza.

Pero nadie podría haber predicho que pasarían cuatro años y dos bonobos recién nacidos antes de que el grupo pudiera trasladarse con éxito al otro lado del río hasta Ekolo. Un brote de ébola cerca de la reserva, desafíos legales y técnicos y la pandemia mundial de covid retrasaron la etapa final del traslado a Ekolo ya Bonobo.

Primer Día de la Tierra en Libertad

Maya y los otros 13 bonobos están de regreso en el lugar al que pertenecen en la selva tropical del Congo. Los cazadores furtivos los sacaron del bosque cuando eran bebés, antes de que ABC Friends of Bonobos los rescatara y rehabilitara, y ahora están en su hogar en el área protegida de Ekola.

Los bonobos Lokumu y Lisala durmiendo justo antes de cruzar el río / Foto: Cintia Garai

Los bonobos liberados se están adaptando bien hasta ahora, explica Suzy Kwetuenda, directora de bienestar. Kubulu, un bonobo macho de la operación de liberación de 2009, se ha unido a este nuevo grupo.

“Es muy difícil devolver a un bonobo huérfano a la naturaleza después de que el bonobo crece con otros bonobos que pasaron por el mismo destino”, recuerda Cintia Garai, encantada de que haya sido un éxito. Ahora, los bonobos liberados celebrarán en abril de 2022 su primero Día de la Tierra en plena libertad, después de un extraordinario proyecto en el que se han invertido muchos esfuerzos, tiempo, recursos humanos, energía y amor.

Vídeo

Puedes apoyar la actividad de la asociación pulsando aquí