El regreso en las Islas Feroe de la bárbara práctica de matanza de ballenas

Fotos: Sea Shepherd

Docenas de ballenas muertas durante la caza anual.
Actualización: 6 de agosto de 2020

“Se ha permitido que ocurra otra masacre desgarradora y sangrienta, bajo la protección del creciente estado policial en las Islas Feroe. Mientras las autoridades refuerzan las leyes y las sanciones, que requieren que incluso aquellos que visitan las islas participen en esta brutal matanza, Sea Shepherd permanece de guardia. No dejaremos que los gritos de estos magníficos animales sacrificados pasen desapercibidos”.

Así lo denunciaba a finales de julio de 2020 Rosie Kunneke, jefa del equipo terrestre de la Operación Sleppid Grindini del colectivo Sea Shepherd. En mar, el barco Brigitte Bardot documentaba, por segunda vez esta temporada, como las aguas de las Islas Feroe se teñían de rojo con la sangre de las ballenas sacrificadas, “asesinadas en la infame caza conocida por el término de las Islas Feroe grindadráp o grind“. Sea Shepherd estima que entre 20 y 30 calderones murieron en la matanza de esa jornada. El recuento total es menor en 2020 de momento debido al obligado parón motivado por la crisis sanitaria por la Covid-19.

“Baño de sangre arcaico y sin sentido”

El barco de Sea Shepherd no pudo acercarse al lugar de Hvannasund, en el norte del archipiélago de la isla, donde finalmente fueron sacrificadas, ya que un buque de la armada danesa bloqueaba el paso en la entrada del fiordo.

De acuerdo con las leyes de las Islas Feroe que rigen el grindadráp, cualquier persona que visite las islas debe informar de todos los avistamientos de ballenas y delfines a las autoridades locales para que los cetáceos puedan ser objeto de matanza. Quienes no respeten estas leyes pueden enfrentarse a la detención y el procesamiento, con penas de 25.000 coronas feroenses (algo más de 3.000 euros) y dos años de prisión.

“Las Islas Feroe no solo continúan con este baño de sangre arcaico y sin sentido, sino que se apresuran a aprobar leyes para defender esta matanza de cetáceos de cualquier interferencia”, denuncia el capitán Paul Watson, fundador del colectivo.

Un año más de masacre de ballenas y delfines en las Islas Feroe

Actualización: 8 de agosto de 2019

En lo que va de campaña más de medio millar han sido abatidos en una brutal práctica que los locales defienden por “tradición popular”.

El año comenzó en las Islas Feroe con la matanza de 70 ballenas piloto en el área de Trongisvágur. Desde entonces, y hasta el pasado 2 de agosto, han sido 536 ballenas y delfines, según el recuento de la asociación ambientalista Sea Sheperd. La mayoría en los meses de abril y mayo, pero también durante el mes de junio y ahora agosto. La mayor masacre se realizó el 29 de mayo en las áreas de Sandágerði y Skálabotnur, donde los feroeses dieron caza a un total de 152 ballenas.

La flota local aprovecha la migración al norte de los cetáceos para empujarlos hacia la costa. Entonces, son aniquilados con arpones y arrastrados a la orilla, dibujando auténticos mares teñidos de rojo en la costa. Tristemente a veces incluso ante la atenta mirada de turistas que se acercan a contemplar la escena. Las imágenes dan la vuelta al mundo año tras año y se difunden ahora con mayor rapidez a través de las redes sociales provocando indignación y consternación.

El gobierno feroés defiende esta práctica argumentando en primer lugar que se trata de una tradición popular. Justifican además la importancia del consumo de carne de cetáceos entre la población local. Un consumo que, por cierto, paradójicamente está provocando una grave alerta sanitaria en el país. Y es que según algunas investigaciones, está causando que los feroeses revelen inusualmente altos niveles de mercurio en sangre.

Presión internacional para acabar con la masacre de cetáceos

Blue Planet Society ha lanzado la campaña #StopTheHunt para presionar a los gobiernos de Japón y las Islas Feroe, los dos países que realizan matanzas masivas de delfines y pequeñas ballenas organizadas anualmente. En el momento de escribir estas líneas eran casi 340 mil personas en la página de Change de #Stopthehunt las que ya habían firmado la petición, dirigida al primer ministro japonés, Shinzo Abe, y al primero ministro de las Islas Feroe, Aksel V. Johannesen.

Hay que recordar que las Islas Feroe pertenen al Reino de Dinamarca, aunque funcionan como gobierno autónomo. En todo caso, representantes de la administración danesa se han pronunciado públicamente en varias ocasiones a favor del mantenimiento de la caza de ballenas tanto en las Islas Feroe como en Groenlandia.

Os advertimos que las siguientes imágenes, proporcionadas a modo de denuncia por Sea Sheperd, son de una extrema crueldad.

Caza de ballenas y delfines en las Islas Feroe
Imagen: Sea Sheperd
Caza de ballenas y delfines en las Islas Feroe
Imagen: Sea Sheperd