Supermercados europeos piden que Andalucía abandone el plan para legalizar el regadío ilegal en Doñana

Grandes supermercados y empresas agroalimentarias europeas, suscriben una carta en la que expresan su preocupación porque la proposición de ley del PP, Ciudadanos y Vox pueda poner en peligro a Doñana.

Imagen: WWF

“Somos un grupo de empresas agroalimentarias europeas que se abastecen de fresas y otros frutos rojos de Doñana y Huelva. La región de Huelva y Doñana es una importante zona de suministro para nuestro negocio. Nuestras empresas reconocen la importancia de la agricultura para la economía de la comarca de Doñana, y nos gustaría que la zona prosperara tanto desde el punto de vista social como medioambiental. Como empresas con cadenas de suministro internacionales, estamos comprometidos a garantizar que los productos que vendemos se fabriquen de manera sostenible y, como empresas individuales, trabajamos para garantizar que nuestros proveedores minimicen sus impactos ambientales y sociales”.

Así lo recoge una carta firmada por veintitrés supermercados y empresas líderes del sector frutícola europeo, incluidos minoristas y empresas comercializadoras y de procesadoras de frutas que comercializan fresas de Huelva y de Doñana. Entre las empresas se incluyen algunos de los minoristas de alimentos más grandes del continente como Aldi, Asda, EDEKA, Lidl, Migros, Sainsbury’s y Tesco, que han dirigido esta misiva, a petición de WWF, al presidente andaluz Moreno Bonilla, instándole a abandonar el plan para indultar a las explotaciones que extraen ilegalmente agua subterránea del acuífero Almonte-Marismas, a pesar de encontrarse declarado oficialmente sobreexplotado.

Llamamiento a la sostenibilidad en Doñana

“Hacemos un llamamiento al Gobierno de España y, en particular, a la Junta de Andalucía para la plena ejecución del actual Plan Especial en los plazos establecidos, incluyendo la creación de corredores ecológicos y la consolidación de la superficie agraria regable tal y como se definió en el Plan Especial aprobado en 2014. Creemos que este enfoque ofrece la posibilidad de mantener la economía de la zona a largo plazo. Se trata tanto de mantener la agricultura en la región como de mantener el Parque Nacional de Doñana”, sostienen en la carta.

El texto, dirigido específicamente al presidente de la Junta de Andalucía y líder del Partido Popular de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, le reclama que abandone el plan para legalizar hasta 1.900 hectáreas de regadío ilegal de fresas. En la carta muestran su preocupación porque la propuesta de ley pueda poner en peligro a Doñana, y comprometa la reputación y el desarrollo a largo plazo de toda la región como zona de abastecimiento agrícola.

Imagen: WWF

Piden frenar el indulto a las ilegalidades

“Desde WWF consideran que con este mensaje, los supermercados europeos son muy claros y exigen garantías de que las fresas que comercializan se han producido de forma legal y sin dañar Doñana y respetando la redacción original del Plan de la Fresa aprobado en 2014”.

El colectivo entiende que esta carta de los principales supermercados europeos pidiendo detener el indulto a los empresarios ilegales “es una poderosa llamada de atención que no debe ser obviada ya que pondrá en entredicho la imagen y credibilidad de los productos de Huelva en Europa en un momento en que la competencia con otros países es cada vez mayor”.

Recuerdan desde WWF que paradójicamente, la tramitación de la ley de indulto a los empresarios agrícolas ilegales de Doñana, que ya ha comenzado en el Parlamento de Andalucía con el apoyo del Partido Popular, Ciudadanos y VOX y la abstención del PSOE de Andalucía, llega apenas seis meses después de que el Tribunal de Justicia de la UE emitiera un fallo histórico condenando a España por destruir Doñana debido a “extracciones desproporcionadas de aguas subterráneas”. Al tiempo, hace más de un año que la UNESCO, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y la Convención de Ramsar sobre los Humedales emitieron 15 recomendaciones para salvaguardar Doñana que no se han cumplido.