“Rebelión” científica ante la gravedad de la crisis climática y la inacción de los gobiernos

Comienza la mayor campaña de desobediencia civil de la comunidad científica de la historia.

Científicos con bata blanca encadenados en protesta por el clima
Activistas del movimiento Scientist Rebellion en Glasgow, durante la COP26. /
Foto: Mar Salas

Entre el 4 y el 9 de abril de 2022, coincidiendo con la publicación de la tercera parte del informe climático más importante del mundo, el del IPCC, el movimiento internacional “Rebelión Científica” ha organizado la mayor campaña de desobediencia civil noviolenta protagonizada por científicos/as de la historia.

El movimiento, que filtró una versión preliminar del informe en agosto con la intención de evitar presiones, y logrando su difusión en más de 35 países, pondrá el foco sobre las instituciones científicas y gubernamentales por todo el mundo con su lema: «El acuerdo mundial de no superar los 1,5ºC ha fracasado, ¡Revolución climática ya!».

”Código rojo para la humanidad”

Miembros del movimiento científico señalan que «ya no basta con seguir esperando a que los gobiernos lean nuestras publicaciones y comprendan la gravedad y la emergencia de la crisis climática. No han estado a la altura, por eso optamos por la resistencia civil noviolenta».

Entre sus principales demandas, la Rebelión Científica reclamará a las autoridades académicas la inclusión de formación obligatoria sobre crisis climática y energética en todos los grados y masters. También reclaman al gobierno que reaccione y tome medidas reales en consonancia con lo que el secretario general de la ONU llamó un “código rojo para la humanidad”, integrando las instrucciones del consenso científico como objetivos vinculantes de transformación profunda del sistema productivo y social, para garantizar así la supervivencia de la humanidad.

“Semana de la rebelión científica”

Las acciones de la “semana de la rebelión científica” ya han comenzado con la publicación de un manifiesto firmado por muchas personalidades de la comunidad científica, y tendrán su punto álgido el miércoles 6 de abril en Madrid, cuando tras varios días de huelgas académicas y otras acciones, científicas de muchos países realizarán una gran acción de desobediencia civil, a la que se unirán en nuestro país reconocidos científicos como Fernando Valladares (CSIC), Marta Rivera Ferre (CSIC) o Jorge Riechmann (UAM).

Un día antes, el 5 de abril, tendrá lugar una rueda de prensa en la Sala de Juntas del Círculo de Bellas Artes de Madrid, a las 11:00 en la que participarán miembros del movimiento junto con algunos de los científicos nombrados, para dar a conocer su análisis del informe del IPCC y su compromiso con la Rebelión Científica.

Rebelión Científica (Scientist Rebellion

Rebelión Científica (Scientist Rebellion) se fundó en 2020 para instar a la comunidad científica y académica a unirse a la resistencia civil noviolenta frente a la crisis climática “Hemos confiado en los escritos e informes durante décadas y eso no nos ha llevado a ninguna parte. Ya es hora de que las personas de la comunidad científica comiencen a realizar acciones directas frente a la mayor amenaza de nuestra historia: si les científiques no tenemos el coraje de actuar, ¿cómo podemos esperar que el resto de la ciudadanía se crea nuestras afirmaciones de catástrofe climática?

Del 4 al 9 de abril tendremos la mayor rebelión científica de la historia, bajo el lema “El 1.5ºC ha fracasado. ¡Revolución climática ya!”. En más de 25 países cientos de científicas realizarán acciones de desobediencia civil y huelgas y ocupaciones de universidades. En España, el día 6 de abril decenas de científicas arriesgarán ser arrestadas en una acción directa noviolenta sin precedentes.