Peleas de gallos online: sangrienta explotación animal en Filipinas

Desde la pandemia se ha generado este deplorable negocio, que el gobierno permite.

Dos gallos peleando en Filipinas
Imagen de Toàn Nguyễn en Pixabay

A finales de marzo de 2022, el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, reafirmaba la decisión de su ejecutivo de no suspender la actividad del denominado e-sabong, como llaman as peleas de gallos online en el país. Duterte justificaba la decisión argumentando que se trata de un negocio que está reportando muchos millones de beneficio para el propio gobierno. De hecho, el presidente subrayó literalmente que “el gobierno necesita el dinero de e-sabong”.

Las peleas de gallos, o “sabong”, como se denominan en el idioma local tagalo, consisten en enfrentar a muerte a dos gallos que, a mayores, llevan una pequeña cuchilla atada en sus patas, para acelerar el violento proceso. Esta práctica tenía una larga tradición en Filipinas, moviendo un mercado regular, con sus propios recintos, aunque por diversos motivos su popularidad había ido decreciendo.

Paradójicamente, el período de pandemia ha hecho que la práctica resurja con fuerza y en una nueva modalidad: las peleas de gallos son ahora retransmitidas a través de internet, lo que ha multiplicado el negocio de apuestas relacionado. De hecho, se estarían transmitiendo a través de plataformas de juego en línea más de 300 de estas crueles peleas cada día.

Las revelaciones acerca de la desaparición de unas tres docenas de personas relacionadas con esta industria en los últimos meses, presuntamente relacionadas con una red de apuestas y amaño de eventos, ha llevado nuevamente a primer plano la posibilidad de que se establezca su prohibición. Pero de momento, el actual gobierno Duterte, vigente hasta las próximas elecciones que tendrán lugar en 2022, se posiciona en contra de cerrar este negocio.