Más del 10% de pacientes infectados por alguien que tiene el virus pero aún no tiene síntomas

0


Científicos calculan el llamado intervalo en serie del virus para ayudar en el diseño de estrategias de contención.

En un artículo publicado en la revista Emerging Infectious Diseases, un equipo de científicos de los Estados Unidos, Francia, China y Hong Kong pudo calcular lo que se llama el intervalo en serie del virus. Para medir el intervalo en serie, los científicos observan el tiempo que tardan los síntomas en aparecer en dos personas con el virus: la persona que infecta a otra y la segunda persona infectada.

Los investigadores encontraron que el intervalo serial promedio para el nuevo coronavirus en China fue de aproximadamente cuatro días. Este también se encuentra entre los primeros estudios en estimar la tasa de transmisión asintomática.

Los investigadores de enfermedades infecciosas de la Universidad de Texas en Austin que estudiaron el nuevo coronavirus pudieron identificar lo rápido se puede propagar el virus, un factor que puede ayudar a los funcionarios de salud pública en sus esfuerzos de contención. Descubrieron así que el tiempo entre casos en una cadena de transmisión es inferior a una semana y que más del 10% de los pacientes están infectados por alguien que tiene el virus pero que aún no tiene síntomas.

Velocidad de propagación de una epidemia

La velocidad de una epidemia depende de dos cosas: cuántas personas infecta cada caso y cuánto tarda en propagarse. La primera cantidad se llama número de reproducción; el segundo es el intervalo en serie. El breve intervalo en serie de COVID-19 significa que los brotes emergentes crecerán rápidamente y podrían ser difíciles de detener, explican los investigadores.

«El ébola, con un intervalo en serie de varias semanas, es mucho más fácil de contener que la gripe, con un intervalo en serie de solo unos pocos días. Los respondedores de salud pública a los brotes de ébola tienen mucho más tiempo para identificar y aislar los casos antes de que infecten a otros». analiza Lauren Ancel Meyers, profesora de biología integrativa de la UT Austin. «Los datos sugieren que este coronavirus puede propagarse como la gripe. Eso significa que debemos avanzar rápida y agresivamente para frenar la amenaza emergente».

Transmisión pre-sintomática del coronavirus

Meyers y su equipo examinaron más de 450 informes de casos de infección de 93 ciudades en China y encontraron la evidencia más sólida de que las personas sin síntomas deben transmitir el virus, conocido como transmisión pre-sintomática. Según el documento, más de 1 de cada 10 infecciones eran de personas que tenían el virus pero que aún no se sentían enfermas.

Anteriormente, los investigadores tenían cierta incertidumbre sobre la transmisión asintomática con el coronavirus . Esta nueva evidencia podría proporcionar orientación a las administraciones de salud pública sobre cómo contener la propagación de la enfermedad.

«Esto proporciona evidencia de que pueden justificarse amplias medidas de control que incluyen aislamiento, cuarentena, cierre de escuelas, restricciones de viaje y cancelación de reuniones masivas», explica Meyers. «La transmisión asintomática definitivamente hace que la contención sea más difícil».

La investigación justifica medidas extremas para la contención

Meyers señaló que con cientos de casos nuevos que surgen en todo el mundo todos los días, los datos pueden ofrecer una imagen diferente con el tiempo. Los informes de casos de infección se basan en los recuerdos de las personas de dónde fueron y con quién tuvieron contacto. Si los funcionarios de salud se mueven rápidamente para aislar a los pacientes, eso también puede sesgar los datos.

«Nuestros hallazgos se ven corroborados por casos de transmisión silenciosa y un aumento en el número de casos en cientos de ciudades en todo el mundo», dijo Meyers. «Esto nos dice que los brotes de COVID-19 pueden ser esquivos y requieren medidas extremas».

Referencia: Serial Interval of COVID-19 from Publicly Reported Confirmed Cases. Autores: Zhanwei Du, Xiaoke Xu, Ye Wu, Lin Wang, Benjamin J. Cowling, and Lauren Ancel Meyers. Publicación: Emerging Infectious Diseases

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here