Niños que acuden a la «casa del oxígeno» en una Indonesia arrasada por los fuegos

0
Incendio arrasando un bosque en Indonesia
Incendios en un área de plantación, en la ciudad de Palangkaraya, Kalimantan Central / Foto: Jurnasyanto Sukarno – Greenpeace

Jurnasyanto Sukarno, fotógrafo de Greenpeace, documenta la terrible situación en el corazón de la actual crisis de incendios forestales del país.

Como la mayoría de las personas que viven en Indonesia, Sukarno está acostumbrado al humo tóxico de la temporada anual de neblina, en la que los bosques y turberas se limpian y drenan para dar paso a nuevas plantaciones de aceite de palma. Pero cuando fue a documentar una «casa de oxígeno» en el corazón de la actual crisis de incendios forestales del país, se volvió demasiado para él. Esta es su historia contada por él de primera mano:

Mi reloj marca las nueve de la mañana, y estoy viajando en la parte trasera de un taxi que se dirige al Hospital General Doris Sylvanus en la ciudad de Palangkaraya, Kalimantan Central, Indonesia. El aire está lleno de humo debido a los numerosos incendios forestales que arden en las áreas de bosque cercanas. Lo sé porque anoche salí a fotografíar las llamas.

Cuando llego al hospital me dirijo a la «Casa del Oxígeno», un edificio que ha sido designado para aquellos que sufren dificultades respiratorias como resultado del humo y los incendios y necesitan desesperadamente aire limpio. La mañana es relativamente tranquila, pero según la enfermera de turno, la mayoría de los pacientes no llegan hasta después del almuerzo o a las horas de trabajo.

Me imagino cómo me sentiría si fuéramos yo y mi familia sentados en esta sala de emergencias

Después de esperar aproximadamente una hora, un esposo y una esposa aparecen de repente junto con su hija y su bebé. La madre se ve muy preocupada y ansiosa, acunando a su precioso bebé en brazos. La enfermera pronto los ve y los lleva directamente a una sala de oxígeno especial para niños y bebés. El padre es llevado a una habitación separada donde los adultos pueden recibir también oxígeno.

Se me permite unirme a la madre y a su bebé. Su hijo pequeño se llama Rafa, y él solo tiene 50 días. Su madre me dice que su casa fue engullida por el humo espeso y tóxico de los incendios cercanos durante la noche, y que los pequeños pulmones del bebé Rafa no pudieron hacer frente.

Claramente traumatizado, desorientado e infeliz, el pequeño bebé tiene que soportar un pequeño tubo insertado en su nariz para que pueda recibir un suministro vital de oxígeno. Pero hay un problema. A pesar de todos los esfuerzos de la enfermera, parece que algo está mal y no está tomando el oxígeno. Necesita ser llevado de urgencia a la sala de emergencias.

Rafa, un bebé de 50 días de edad, con su madre mientras recibe tratamiento con oxígeno en la UCI del hospital público Doris Sylvanus, en la ciudad de Palangkaraya, Kalimantan Central / Foto: Jurnasyanto Sukarno – Greenpeace

En la sala de emergencias, la situación es tensa cuando Rafa comienza a llorar fuerte e incontrolablemente mientras se coloca una máscara de plástico sobre su nariz y boca para ayudar a limpiar la cavidad nasal. Es una escena difícil de ver. Después de 15 minutos de tratamiento, los ojos de Rafa comienzan a cerrarse mientras descansa en el regazo de su madre, tranquilo y más relajado, pero con un tubo de oxígeno que sobresale de su nariz.

Cuando Rafa finalmente se duerme, me alejo de la familia, y más allá de la cortina médica, presencio un momento maravilloso cuando llega su hermana de cinco años y comienza a besar a su hermano pequeño. Aquí es cuando mis propias emociones se desatan. Comienzo a sentir mis ojos húmedos y a pensar en mis propias hijas que tienen más o menos la misma edad, seguras y lejos de aquí. Me imagino cómo me sentiría si fuéramos yo y mi familia sentados en esta sala de emergencias. ¿Qué pasaría si fueran mis hijos pequeños los que sufrieran las llamas y el humo?

el gobierno indonesio aún no ha revocado una sola licencia de aceite de palma debido a la situación ni ha emitido sanciones

He sido testigo de primera mano de cómo las familias y las comunidades desesperadas han estado tratando de lidiar con estos incendios y, de manera más sorprendente, cómo se esfuerzan por encontrar las máscaras y la protección que necesitan para ellos y sus hijos. La actual crisis de incendios es la peor desde la catastrófica temporada de 2015, y el gobierno indonesio aún no ha revocado una sola licencia de aceite de palma debido a la situación ni ha emitido sanciones civiles o administrativas graves a las compañías de aceite de palma con las áreas más quemadas.

Los niños pequeños como Rafa y su hermana no tienen forma de protegerse y, para empeorar las cosas, hay una escasez de máscaras específicas para niños y bebés. Se encuentran entre miles de otros niños pequeños que están creciendo como víctimas de estos incendios y del humo y la contaminación que se bombea al aire alrededor de sus hogares.

Todo lo que pueden hacer es esperar a que empeore, a que los cielos se oscurezcan y se llenen de humo, y cada vez que sucede tienen que repetir este desesperado viaje de regreso al hospital en busca de aire limpio y más oxígeno.

Autor: Jurnasyanto Sukarno, fotógrafo de Greenpeace, en el sudeste asiático, Indonesia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here