Descubren partículas de microplásticos en los tejidos humanos

0
tazas con tapones de plástico de colores
Imagen de Džoko Stach en Pixabay

Nuevas y graves evidencias sobre el impacto de la contaminación por plásticos en órganos humanos.

El equipo autor de este estudio encontró contaminación plástica en forma de monómeros, o bloques de construcción de plástico, en cada muestra. Por ejemplo, se encontró bisfenol A (BPA), que todavía se usa en muchos recipientes de alimentos a pesar de los problemas de salud que causa, en las 47 muestras humanas.

Los científicos definen los microplásticos como fragmentos de plástico de menos de 5 mm, o alrededor de 0,2 pulgadas, de diámetro. Los nanoplásticos son incluso más pequeños, con diámetros inferiores a 0,050 mm.

La investigación en modelos animales y de vida silvestre ha relacionado la exposición a micro y nanoplásticos con la infertilidad, la inflamación y el cáncer, pero actualmente se desconoce la profundidad de sus efectos sobre la salud en las personas. Estudios anteriores han demostrado que los plásticos pueden atravesar el tracto gastrointestinal humano.

«Se está abriendo camino en nuestros cuerpos»

«Podemos encontrar plásticos que contaminan el medio ambiente en prácticamente todos los lugares del mundo y, en unas pocas décadas, hemos pasado de ver el plástico como un beneficio maravilloso a considerarlo una amenaza», explica Charles Rolsky, quién en agosto de 2020 ha presentado un trabajo al respecto en la American Chemical Society.

«Hay evidencia de que el plástico se está abriendo camino en nuestros cuerpos, pero muy pocos estudios lo han buscado allí. Y en este punto, no sabemos si este plástico es solo una molestia o si representa un peligro para la salud humana».

Rolsky y Varun Kelkar, de la Universidad Estatal de Arizona, están estudiando como las pequeñas partículas se acumulan en órganos humanos y mamíferos y cómo detectarlas.

«Presentes en todas partes»

¿Debería preocuparse la gente por la alta frecuencia de detección de componentes plásticos (es decir, monómeros) en los tejidos humanos?

Los investigadores responden al respecto no querer «ser alarmistas», pero, advierten, «es preocupante que estos materiales no biodegradables que están presentes en todas partes puedan ingresar y acumularse en los tejidos humanos, y no conocemos los posibles efectos sobre la salud», advierte Kelkar.

«Una vez que tengamos una mejor idea de lo que hay en los tejidos, podremos realizar estudios epidemiológicos para evaluar los resultados en la salud humana. De esa manera, podemos comenzar a comprender los posibles riesgos para la salud, si los hay».

En conjunto, este estudio es el primero en proporcionar una serie de métodos para examinar la presencia de monómeros, nano y microplásticos en órganos humanos de individuos con un historial conocido de exposición ambiental. «Los donantes de tejido proporcionaron información detallada sobre su estilo de vida, dieta y exposiciones ocupacionales», explican. «Debido a que estos donantes tienen historias tan bien definidas, nuestro estudio proporciona las primeras pistas sobre posibles fuentes y rutas de exposición al plástico».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here