Más de 140.000 muertes al año por sarampión y la mayoría menores de 5 años

0

Imagen: Campaña de vacunación – OMS

La Organización Mundial de la Salud reclama ayuda para los países más pobres y advierte que las tasas de vacunación a nivel mundial se han estancado durante casi una década.

«El hecho de que cualquier niño muera a causa de una enfermedad prevenible por vacunación como el sarampión es francamente un ultraje y un grave fallo colectivo en la protección de los niños más vulnerables del mundo», lamentó recientemente el doctor Tedros Adhanom Ghebreysus, Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS). «Para salvar vidas, debemos asegurarnos de que todos puedan beneficiarse de las vacunas, lo que significa invertir en inmunización y atención médica de calidad como un derecho para todos».

Recordó el director de la OMS que el sarampión se puede prevenir mediante la vacunación. Pero sin embargo, las tasas de vacunación a nivel mundial se han estancado durante casi una década. La OMS y UNICEF estiman que el 86% de los niños en todo el mundo recibieron la primera dosis de la vacuna contra el sarampión a través de los servicios de vacunación de rutina de su país en 2018, y menos del 70% recibió la segunda dosis recomendada.

En este escenario, en todo el mundo, más de 140.000 personas murieron de sarampión en 2018, según nuevas estimaciones de la OMS y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos. Estas muertes ocurrieron a medida que los casos de sarampión aumentaron en todo el mundo, en medio de brotes devastadores en todas las regiones. La mayoría de las muertes fueron entre niños menores de 5 años. Los bebés y los niños muy pequeños corren el mayor riesgo de contraer sarampión, con posibles complicaciones que incluyen neumonía y encefalitis (una inflamación del cerebro), así como discapacidad de por vida: daño cerebral permanente, ceguera o pérdida auditiva.

Los países más pobres son los más afectados por el sarampión

La OMS recomienda una cobertura de vacunación del 95% con dos dosis de vacuna contra el sarampión en cada país y en todas las comunidades para proteger a las poblaciones de la enfermedad.

Estimando el número total de casos y muertes a nivel mundial y por región, el informe encuentra que los peores impactos del sarampión se produjeron en el África subsahariana, donde muchos niños no son vacunados con regularidad. En 2018, los países más afectados, con la mayor tasa de incidencia de la enfermedad, fueron la República Democrática del Congo (RDC), Liberia, Madagascar, Somalia y Ucrania. Estos cinco países representaron casi la mitad de todos los casos de sarampión en todo el mundo.

Y si bien los mayores impactos han sido en los países más pobres, algunos países más ricos también han estado luchando contra los brotes de sarampión, con ramificaciones significativas para la salud de las personas. De hecho, este año Estados Unidos reportó su mayor número de casos en 25 años, mientras que cuatro países en Europa – Albania, Chequia, Grecia y el Reino Unido – perdieron su estado de eliminación de sarampión en 2018 luego de brotes prolongados de la enfermedad. Esto sucede si el sarampión vuelve a ingresar a un país después de que se ha declarado eliminado, y si la transmisión se mantiene de forma continua en el país durante más de un año.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here