Cinco lobbies quieren romper las reglas ambientales de la UE aprovechando la pandemia


Ecologistas europeos denuncian los movimientos de grupos de presión para cambiar las reglas.

El contexto de crisis sanitaria debido a la alarma por coronavirus en todo el continente europeo ha sido a menudo objeto de análisis en términos de oportunidad para cambiar el rumbo de algunos sectores clave. La llamada alianza verde para Europa, una propuesta de pacto para un giro estratégico de la Unión Europea hacia políticas más sostenibles, es una de las propuestas con mayor apoyo transversal para caminar en ese sentido.

Pero de forma paralela, otros sectores estarían esforzándose por conseguir que el giro no camine hacia un futuro basado en clave verde. Así lo analizan desde el European Environmental Bureau (EEB), cuyo analista Anton Lazarus resumía recientemente cinco ejemplos concretos de como los grupos de presión se mueven en la Unión Europea para aflojar las reglas ambientales.

Serían los siguientes:

1. El Agrilobby: retrasar la acción para un mejor sistema alimentario

El intenso cabildeo de las empresas agrícolas para retrasar las estrategias cruciales de alimentación, agricultura y naturaleza ha tenido éxito. La Comisión Europea confirmó que las estrategias potencialmente transformadoras bajo el esquema “De la granja al tenedor” y de la biodiversidad no serán entregadas a finales de abril de 2020, como se esperaba anteriormente.

Una forma diferente de agricultura podría apoyar los empleos rurales y proporcionar alimentos buenos, saludables y locales a la ciudadanía europea. Una vez publicadas y puestas en práctica, las dos estrategias podrían transformar el campo europeo, reservando el 10% de todas las granjas para la naturaleza, impulsando un enfoque agroecológico de la agricultura respetuoso con la naturaleza y protegiendo legalmente el 30% de toda la tierra y el mar de Europa.

A pesar de que la nueva estrategia alimentaria se diseñó para apoyar a los agricultores trabajadores y garantizar la protección de la tierra para las generaciones futuras, los miembros del Partido Popular Europeo compartieron un extraño comunicado de prensa en el que afirmaban que la estrategia establecería “nuevas reglas”.

La experta en agricultura de la EEB, Celia Nyssens, rechazó enérgicamente esta afirmación, declarando para Euractiv:
“Las estrategias establecen una clara dirección de viaje y planifican acciones para abordar los problemas – exactamente lo que necesitamos hacer en estos tiempos difíciles”.

La decisión de la Comisión de retrasar las estrategias se produce pocos días después de que los propios asesores científicos de la Comisión se unieran a los llamamientos para un cambio urgente y radical del sistema alimentario europeo.

2. El lobby del plástico: creando confusión para defender los tenedores de plástico

Este es en realidad bastante extraño. El grupo de la industria plástica europea EuPC escribió a la presidenta de la Comisión Europea Ursula von der Leyen para exigir que la popular prohibición de los plásticos de un solo uso de la UE se retrase o incluso se deseche totalmente.
La carta del grupo de presión del plástico se queja de “golpear a los plásticos” y dice que “el coronavirus nos ha mostrado que no todos los materiales son iguales”. Argumentan que los plásticos de un solo uso son esenciales para la higiene y la salud y la seguridad.

Jean-Pierre Schweitzer, un experto en economía circular de la EEB, considera que el grupo de presión está hablando de dos cosas diferentes: “La popular prohibición del plástico de la UE se centra específicamente en los diez artículos más comunes que se encuentran en las playas, como los bastoncillos de algodón, las pajitas de plástico y los envases. La ley tiene exenciones para los dispositivos médicos y no se aplica a las mascarillas, batas y guantes que se necesitan en los hospitales y centros de atención de toda Europa y que contribuyen de forma insignificante a la contaminación marina”.

Schweitzer continuó: “Nos preocupan los cínicos intentos de usar el virus para hacer descarrilar la legislación diseñada para servir al medio ambiente, la salud pública y el bienestar. Es importante que las empresas que luchan genuinamente por cumplir con las leyes ambientales obtengan apoyo”.
Afortunadamente, la Comisión Europea parece estar de acuerdo, un portavoz dijo a Euractiv que no había planes de retrasos y que el plazo tendría que ser respetado.

3. El grupo de presión de Química quiere una suspensión de seis meses en la transparencia tóxica

Se han identificado varios casos de cabildeo de la industria química, entre ellos una carta del 25 de marzo de la Federación de Industrias Alemanas (BDI) a Bjorn Hansen, Director de la Agencia Europea de Química. En la carta se pide un retraso de al menos seis meses en numerosas medidas importantes destinadas a proteger a las personas de sustancias potencialmente nocivas.

La experta en productos químicos de EEB, Tatiana Santos, dice que la carta es “escandalosa”: “La carta solicita retrasos en la transparencia de al menos 205 sustancias de gran preocupación. En productos químicos tóxicos que actualmente se están agregando a miles de productos de consumo. También busca extender el uso de uno de los peores químicos del planeta, PFOA, que recientemente se hizo famoso por la película de Mark Ruffalo, Dark Waters “.

El lobby del automóvil: abogando por frenar la seguridad vial, las emisiones y las normas ambientales

También el 25 de marzo, los grupos de presión de la industria automotriz europea se unieron para instar a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, a que relaje las nuevas normas de la UE, incluidos los objetivos de CO2 para automóviles.

Además de pedir más dinero de la UE para sus miembros, la carta afirma que el brote de coronavirus “trastorna” los planes que habían hecho “para cumplir con las leyes y regulaciones actuales y futuras de la UE” y pide “algún ajuste” en el momento de las leyes para mejorar seguridad vial, reducir emisiones y proteger el medio ambiente.

Respondiendo a la carta, el grupo de campaña Transporte y Medio Ambiente escribió: “Una mirada más cercana a los hechos en torno a los objetivos climáticos (y de tecnología verde) muestra que tal súplica [retrasar] es actualmente infundada y potencialmente perjudicial para la sostenibilidad y competitividad a largo plazo de la industria del automóvil en Europa”.

5. Business Europe: tratando de detener todas las regulaciones climáticas y ambientales

Finalmente, quizás la llamada de demora de mayor alcance provino del grupo paraguas de la industria ‘Business Europe’, cuyos miembros incluyen quién es quién de los principales actores de la industria.

En una carta, Business Europe destaca el impacto significativo del virus en la “capacidad de los lobbies para interactuar con los encargados de formular políticas”. Solicitan que se retrasen todas las consultas y evaluaciones de impacto, una medida que detendría efectivamente todo progreso en la legislación ambiental y haría que el Acuerdo Verde Europeo se detuviera.

En la carta y en un tweet que comparte su posición, Business Europe describe las regulaciones climáticas y ambientales como “no esenciales”.