Encontrado el diente de un ictiosaurio que nadaba en lo que hoy son los Alpes

0

Restos de uno de los especímenes más grandes que han existido en la historia del planeta.

ictiosaurio
Los depósitos de 200 millones de años del precursor del mar Mediterráneo se han conservado en los Altos Alpes suizos. Los ictiosaurios del tamaño de ballenas venían del mar abierto solo ocasionalmente a aguas menos profundas. / Ilustración: © Jeannette Rüegg/Heinz Furrer, Universidad de Zúrich

Con un peso estimado de 80 toneladas y una longitud de más de 20 metros, estos gigantes prehistóricos habrían rivalizado con un cachalote. Sin embargo, apenas dejaron restos fósiles y siguen siendo un gran misterio hasta el día de hoy, subraya el doctor Martin Sander, de la Sección de Paleontología del Instituto de Geociencias de la Universidad de Bonn.

Los primeros ictiosaurios nadaron a través de los océanos primordiales a principios del período Triásico, hace unos 250 millones de años. Tenían un cuerpo alargado y una cabeza relativamente pequeña. Pero poco antes de que la mayoría de ellos se extinguieran hace unos 200 millones de años (solo las especies familiares parecidas a delfines sobrevivieron hasta hace 90 millones de años), evolucionaron hacia formas gigantescas.

Hallazgo de fósiles marinos en los Alpes

“Se ha confirmado que nuestros hallazgos en ese momento pertenecían al ictiosaurio más grande del mundo; ¡con el diente más grueso encontrado hasta la fecha y la vértebra de tronco más grande en Europa!”, destaca el doctor Heinz Furrer, de la Universidad de Zúrich.

Los hallazgos ahora examinados provienen del cantón de Graubünden. Furrer los recuperó junto con estudiantes entre 1976 y 1990 durante el mapeo geológico en la Formación Kössen. Más de 200 millones de años antes, las capas de roca con los fósiles aún cubrían el lecho marino. Sin embargo, con el plegamiento de los Alpes, terminaron a una altitud de 2.800 metros. “Tal vez haya más restos de criaturas marinas gigantes escondidas debajo de los glaciares”, espera Sander.

Restos analizados a la luz de nuevos descubrimientos sobre ictiosaurios

El paleontólogo sostuvo por primera vez los huesos fosilizados en sus manos hace tres décadas. En ese momento, todavía era estudiante de doctorado en la Universidad de Zúrich. Mientras tanto, el material había sido algo olvidado. “Recientemente, sin embargo, han aparecido más restos de ictiosaurios gigantes”, explica el investigador. “Así que nos pareció que valía la pena analizar los hallazgos suizos nuevamente con más detalle”.

Según el estudio, los fósiles provienen de tres animales diferentes que vivieron hace unos 205 millones de años. De uno de los ictiosaurios se conserva una vértebra junto con diez fragmentos de costillas. Sus tamaños sugieren que el reptil probablemente medía 20 metros de largo. En contraste, solo se excavaron una serie de vértebras de un segundo ictiosaurio. La comparación con hallazgos óseos mejor conservados sugiere una longitud de unos 15 metros.

“Sin embargo, desde nuestro punto de vista, el diente es particularmente interesante”, explica Sander. “Porque esto es enorme para los estándares de los ictiosaurios: su raíz tenía 60 milímetros de diámetro; el espécimen más grande aún en un cráneo completo hasta la fecha tenía 20 milímetros y provino de un ictiosaurio que medía casi 18 metros de largo”.

Los depredadores más grandes que un cachalote no son posibles

Esto se debe a que la investigación asume que el gigantismo extremo y un estilo de vida depredador (que requiere dientes) son incompatibles. Hay una razón por la cual el animal más grande de nuestro tiempo no tiene dientes: la ballena azul, que puede medir hasta 30 metros de largo y pesar 150 toneladas. Junto a él, el cachalote dentado (20 metros y 50 toneladas) parece un adolescente.

Mientras que la ballena azul filtra criaturas diminutas del agua, el cachalote es un cazador perfecto. Esto significa que requiere una mayor parte de las calorías que consume para alimentar sus músculos. “Los depredadores marinos, por lo tanto, probablemente no puedan ser mucho más grandes que un cachalote”, explica Sander.

Por lo tanto, es posible que el diente no provenga de un ictiosaurio particularmente gigantesco, sino de un ictiosaurio con dientes particularmente gigantescos.

Fuente bibliográfica:
Giant Late Triassic ichthyosaurs from the Kössen Formation of the Swiss Alps and their paleobiological implications. Autores: P. Martin Sander, Pablo Romero Pérez de Villar, Heinz Furrer &Tanja Wintrich. Publicación: Journal of Vertebrate Paleontology. Abril 2022.