Por mi cumpleaños, todo lo que quiero es un bosque sano

0

Una magnífica reflexión de Sylvie Djacbou Deugoue, desde Camerún.

Cuando pienso en el bosque, recuerdo haber jugado en él. Construíamos chozas de palos y musgo, y vehículos de árboles de bambú. Perderse en el bosque era una verdadera aventura. Solíamos convertir el bosque en un juego de navegación. Podíamos tener un perfecto sentido de orientación sin una brújula o un GPS.

La autora del texto en la selva tropical del sur de Camerún / Foto: Jean-Pierre-Kepseu – Greenpeace

Mi familia vivía en una zona forestal en la región central de Camerún. Conozco el bosque desde que era niña. Mi cumpleaños es el 21 de marzo – el día internacional de los bosques – por lo que me siento conectada de forma única a los bosques.

Íbamos con mis hermanos, hermanas y nuestros amigos al bosque cercano para recolectar frutas de temporada de los árboles (mangos, naranjas, limones). Recolectamos hierbas medicinales tradicionales y raspamos las cortezas de los árboles con nuestra abuela para tratar nuestros dolores de estómago, especialmente después de comer demasiadas de esas frutas.

Jugando y saltando en los arbustos, buscando comida y materiales de construcción, estos fueron algunos de nuestros momentos favoritos cuando éramos niños en Camerún. El bosque me sirvió de sesiones de terapia gratuitas. Cuando estaba triste o necesitaba reflexionar, solía ir a descansar debajo de un árbol. Sola, pude disfrutar de la sombra creada por las ramas. Escuchar las patitas de las ardillas trepando por los árboles o los pájaros cantando, cantando, croando y chillando, fue un pacífico tratamiento para mi mente.

Sylvie-Djacbou en la selva tropical del sur de Camerún / Foto: Jean-Pierre-Kepseu – Greenpeace

La vida parecía tan simple entonces… Teníamos un lugar con el que nos encontrábamos conectadas. El aire era puro y fresco y no conocíamos muchas de las enfermedades que tenemos ahora. El ambiente tranquilo en el bosque se reflejaba en la unidad de nuestras comunidades. Apenas había conflictos por la tierra, y cuando ocurría, se resolvieron pacíficamente en torno a una nueva copa de vino de palma.

Pero ahora he sido testigo de las consecuencias de la destrucción de los bosques para las plantaciones agrícolas industriales que producen cultivos, caucho o aceite de palma o monocultivos de árboles. Las estaciones comenzaron a cambiar rápidamente de frío a muy caluroso. Los niños fueron asesinados por camiones que transportaban madera. Los tesoros naturales estaban siendo saqueados como recursos para los intereses egoístas de un pequeño grupo de personas.

La selva húmeda se ha secado en muchas áreas después de la tala intensa, y la rica vida que había estado allí ahora se ha convertido en una historia de comunidades desplazadas y vida silvestre que huye.

Cuando caminé por el bosque hoy, como trato de hacerlo en cada uno de mis cumpleaños, recordé cómo fue durante mi infancia. Pensé, ¿por qué están talando gran parte del bosque y cuál es el beneficio para las personas que viven aquí?

Esto no es exclusivo de mi país. En todo el mundo, la promesa de «desarrollo» a través de la tala nunca ha servido a las personas que viven allí. Solo un puñado de empresas extranjeras y personas bien conectadas se están haciendo más ricas. ¿Son conscientes de la crisis climática? ¿Alguna vez los madereros tuvieron experiencias en el bosque que eran similares a las mías? ¿Qué podemos aprender de las comunidades indígenas y locales, que han sido los guardianes naturales del bosque durante tantos años? ¿Qué riqueza de conocimiento corre el riesgo de perderse, tal y como he visto a la gente expulsada de sus hogares? ¿Y qué papel tienen en el debate sobre las crisis climáticas y de biodiversidad?

El bosque a través de sus ojos

Unirme a la lucha a través de la campaña forestal de Greenpeace África hace seis años me dio la oportunidad de defender mi bosque y defender los derechos de las personas que viven aquí. Trabajar con las comunidades y aprender a ver el bosque a través de sus ojos, escuchar su grito de que el bosque es destruido en nombre del «desarrollo», me da aliento para seguir apoyándoles, a ellos y a sus derechos.

Aquí en Camerún, muchas de las plantaciones que han reemplazado a nuestros bosques naturales son en realidad monocultivos de árboles. Pero no todos entienden la diferencia entre una plantación de monocultivos de árboles y un bosque natural. Incluso algunos gobiernos. Al reemplazar los bosques naturales con monocultivos de árboles, no solo las comunidades humanas y las especies en peligro de extinción están en riesgo, sino que se liberan enormes reservas de carbono a la atmósfera.

Solamente un bosque natural puede albergar una rica biodiversidad

El carbono se almacena principalmente en tallos gruesos y raíces profundas de árboles que tienen cientos de años. Plantar nuevos árboles para reemplazar los bosques antiguos no es una solución. Simplemente sirve para lavar la conciencia de los ejecutivos de las compañías de petróleo y gas. Declarar que se plantará un billón de árboles para «compensar» las emisiones de CO2 de las industrias extractivas con bosques artificiales es parte del problema. Plantar árboles con una mano, mientras que con la otra se está sacando petróleo del suelo, es como poner una tirita en un brazo desmembrado.

Solamente un bosque natural puede albergar una rica biodiversidad, incluidas plantas medicinales que desaparecen rápidamente. Sólo un bosque natural puede ser el hogar de comunidades forestales indígenas y locales. La solución requiere reconocer su papel único en el buen manejo de los bosques y reconocer sus derechos sobre sus tierras. Devolverles el bosque. Asegurar su participación e inclusión en todas las políticas.

Viendo la magnitud de la destrucción del bosque en mi tierra y comprendiendo los riesgos para todo el planeta, celebrar mi cumpleaños se ha vuelto más difícil en los últimos años. Espero que esta vez, muchos de vosotros escuchéis mi llanto como alguien que siempre ama visitar el bosque, junto con los gritos de las comunidades indígenas y locales que deben vivir en el bosque. Ese sería el regalo perfecto para mi cumpleaños. Ayudaría a traer una sonrisa a mi rostro y al de muchas personas.

Autora del texto: Sylvie Djacbou Deugoue es una activista forestal de Greenpeace África, con sede en Yaundé, Camerún.

Traducción: Diario.eco

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here