Atlas de la Carne: la ganadería industrial es gasolina para el cambio climático

Hasta un 20% de las emisiones a nivel mundial podrían atribuirse a la ganadería.

Mapa mundial de importaciones y exportaciones de carne / Gráfico: (c) Atlas de la Carne

Una de las principales máximas de Juventud por el Clima – Fridays for Future, el movimiento de jóvenes por el clima, es ¡Escuchemos a la ciencia! En la era de la COVID-19 los gobiernos recurren a menudo a gente del mundo de la ciencia y adaptan las políticas según sus consejos. La ciencia lleva más de una década insistiendo en que para ser respetuosas con el clima y la biodiversidad, las dietas deben reducir a menos de la mitad la carne consumida hoy día en los países industrializados…

Lo recuerdan en el prólogo de la nueva edición del “Atlas de la Carne”, subrayando que las corporaciones de la carne alimentan la crisis climática, la deforestación, el uso de pesticidas y la pérdida de biodiversidad, y expulsan a los pueblos de sus tierras, a pesar de lo cual siguen teniendo apoyo y financiación de los bancos e inversores más poderosos del mundo, muchos de los cuales están en Europa.

Por este motivo, este Atlas está dirigido a ayudar a todas aquellas personas que buscan la justicia climática y la soberanía alimentaria, y que quieren proteger la naturaleza. Al revelar nuevos datos y hechos y conectar diferentes temas clave, supone una contribución esencial al trabajo realizado por mucha gente para arrojar luz sobre los problemas derivados de la producción cárnica industrial

Muchas cifras sobre la carne para la reflexión

El debate sobre el consumo de carne y el modelo ganadero lleva años sobre la mesa, pero es ahora cuando está cobrando mayor relevancia con un amplio sector de la población que se plantea si la ganadería industrial es compatible con la lucha frente al cambio climático, con la escasez de recursos hídricos o con unos pueblos vivos. Por este motivo, Amigos de la Tierra difunde esta publicación, para seguir contribuyendo al debate y arrojar luz sobre los graves impactos de la ganadería industrial a nivel mundial.

El consumo global de carne se ha duplicado en los últimos veinte años hasta alcanzar las 320 millones de toneladas en 2018. Lejos de bajar la producción y, a pesar de su contribución a la crisis climática y ecológica demostrada con creces, la investigación señala que su consumo crecerá un 13% en 2028.

Los últimos datos revelan que el 37% de las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel mundial provienen del sistema agroalimentario y, de éstas, el 57% de las emisiones las ocasiona la industria cárnica. Esto se traduce en que hasta un 20% de las emisiones mundiales podrían atribuirse a la ganadería.

La investigación continúa ahondado en las cifras de deforestación y el uso de la tierra, con un 70% de las tierras agrícolas empleadas para alimentar al ganado, en concreto con un 40% de tierras a nivel mundial destinadas a la producción de pienso.

Pulsa aquí para descargar el Atlas de la Carne