4.400 especies amenazadas por la actividad incendiaria

0

Investigación dirigida por la Universidad de Melbourne, que involucra a 27 científicos internacionales.

Incendio en bosque de Indonesia arrasa un bosque
Imagen: Greenpeace Indonesia

Los cambios en la actividad de los incendios están poniendo en riesgo a más de 4.400 especies en todo el mundo, explica un nuevo artículo dirigido por la Universidad de Melbourne, que involucra a 27 investigadores internacionales.

«Esas especies incluyen el 19 por ciento de las aves, el 16 por ciento de los mamíferos, el 17 por ciento de las libélulas y el 19 por ciento de las leguminosas que están clasificadas como en peligro crítico, en peligro de extinción o vulnerables», comenta el autor principal, el doctor Luke Kelly. «Esa es una gran cantidad de plantas y animales que enfrentan amenazas asociadas con el fuego».

Fuego y biodiversidad en el antropoceno

El artículo, Fuego y biodiversidad en el antropoceno, publicado en Science , encontró que las especies categorizadas como amenazadas por un aumento en la frecuencia o intensidad de los incendios incluyen el orangután en Indonesia y el reyezuelo mallee en Australia.

«Los incendios recientes han quemado ecosistemas donde los incendios forestales han sido históricamente raros o ausentes, desde los bosques tropicales de Queensland, el sudeste asiático y América del Sur hasta la tundra del Círculo Polar Ártico», recuerda Kelly.

«También se han observado incendios muy grandes y severos en áreas con una larga historia de incendios recurrentes, y esto es consistente con observaciones de temporadas de incendios más largas y predicciones de una mayor actividad de incendios forestales en los bosques y tierras arbustivas de Australia, el sur de Europa y el oeste Estados Unidos.»

Comprender los cambios para encontrar soluciones

El equipo de investigación también encontró un ejemplo sorprendente en Australia: el área total quemada por los incendios forestales en la costa este desde agosto de 2019 hasta marzo de 2020, 12,6 millones de hectáreas, no tuvo precedentes en escala.

Sin embargo, algunas especies y ecosistemas se ven amenazados cuando no se produce un incendio. Los incendios frecuentes, por ejemplo, son una parte importante de los ecosistemas de la sabana africana y una menor actividad de los incendios puede llevar a la invasión de arbustos, lo que puede desplazar a los herbívoros salvajes como los ñus que prefieren las áreas abiertas.

«Comprender qué está causando cambios en diferentes lugares nos ayuda a encontrar soluciones efectivas que beneficien a las personas y la naturaleza», señala Kelly.

Los investigadores, incluidos 27 autores de 25 instituciones combinadas de todo el mundo (incluidos seis autores de la Universidad de Melbourne), identificaron tres grupos principales de impulsores humanos que transforman la actividad del fuego y sus impactos en la biodiversidad: cambio climático global, uso de la tierra e invasiones bióticas. Esto significa que las personas y los gobiernos de todo el mundo deben actuar y enfrentar los diversos cambios ambientales que están ocurriendo.

Acciones urgentes

«Realmente es hora de iniciativas de conservación nuevas y más audaces», subraya Kelly. «Las acciones emergentes incluyen la restauración del hábitat a gran escala, la reintroducción de mamíferos que reducen los combustibles, la creación de espacios verdes de baja inflamabilidad y permitir que los incendios forestales se quemen en las condiciones adecuadas. El papel de las personas es realmente importante: la gestión indígena del fuego mejorará la biodiversidad y el bienestar humano en muchas regiones del mundo «.

Referencia bibliográfica

Fire and biodiversity in the Anthropocene. Science. Noviembre 2020.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here