Tortuga laúd: la más grande y amenazada

0

Tortuga laúd nadando
Tortuga laúd / Foto: Jorge Martínez – FFI

Hablamos de la mayor, en peso y longitud, de todas las especies de tortugas marinas.

Las dimensiones y morfología de la tortuga laúd (Dermochelys coriacea), la hacen sensiblemente diferente a la mayoría de especies de tortugas conocidas. Verlas desplazarse en el agua, pese a su titánico aspecto y concha de hasta más de dos metros es todo un espectáculo. Ha llegado a registrarse un ejemplar macho de casi una tonelada de peso, aunque su media ronda la media tonelada.

Esa facilidad para la vida submarina contrasta con su lento movimiento en tierra en la búsqueda de sus lugares de anidación. Circunstancia esta que la ha hecho presa de furtivos que, sobre todo, codician los huevos de sus crías, poniendo en grave riesgo la supervivencia de la especie.

También conocida como tortuga tinglar o tortuga baula, la tortuga laúd ha sido presa también de la creciente contaminación por plástico que afecta a los océanos, encontrándose cadáveres de la especie con bolsas y otros restos plásticos en su interior. Restos de residuos que confude con algunos de sus alimentos predilectos, como medusas y algas marinas.

Una década clave para salvar a la tortuga laúd

La tortuga laúd se encuentra en todos los mares tropicales o subtropicales. Han estado en nuestro planeta durante millones de años, pero en pocas décadas sufren una acelerada extinción en varios de sus ecosistemas principales.

Un estudio divulgado por Fauna&Flora International ha advertido que la tortuga laúd del Pacífico oriental se perderá para siempre si no se toman suficientes medidas de conservación durante los próximos diez años.

El estudio subraya que el pronóstico actual para la población de tortugas laúd en peligro crítico de extinción del Pacífico oriental es «terrible». Publicado por Nature en Scientific Reports, el informe documenta que no se han registrado nidos de tortuga baula en los tres sitios de anidación más importantes de Nicaragua en la temporada de anidación 2019-2020.

«La falta de nidos de baulas en sitios clave de anidación para una segunda temporada consecutiva es una noticia terrible, pero esta investigación nos muestra lo que debemos hacer para salvar esta especie antigua», expresa Alison Gunn, gerente de programa de FFI para las Américas y el Caribe.

«El declive de la tortuga laúd no es inevitable. Hay un camino claro a seguir: reducir las amenazas, aumentar el número de crías y una mayor coordinación puede cambiar el destino de la tortuga laúd. Tenemos a nuestro alcance proteger a estos animales y permitirles prosperar, pero todos aquellos que participan en la configuración de su futuro deben trabajar juntos para hacerlo».

FFI ha llamado a coordinar esfuerzos para evitar la muerte de 200-260 tortugas laúd anualmente en la llamada «captura incidental» de la industria pesquera y al tiempo ayudar a que nazcan entre 7.000 y 8.000 crías más al año gracias a una mayor protección de los nidos y mejores condiciones de incubación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here