Sea Women of Melanesia: herramientas de cambio a pie de océano

“Recuerdo la primera vez que fui y hablé con un pueblo de pescadores para tratar de reclutar a algunas mujeres para que se unieran a nuestro programa”, recuerda Israelah Atua, miembro de SeaWomen. “Ni siquiera querían escucharnos. Pero las convencimos de que la conservación marina es necesaria para proteger todos nuestros medios de vida”.

En 2021, el grupo Sea Women of Melanesia, “Mujeres Marinas de Melanesia”, ha sido galardonado por Naciones Unidas con el Premio Campeones de la Tierra en la categoría de Inspiración y Acción. Esta fundación está integrada por 40 mujeres colaboradoras y liderada por indígenas de las islas de Papúa Nueva Guinea y Salomón, en Oceanía.

Para la mayoría de las personas, las aletas, las máscaras y los trajes de neopreno son equipos recreativos. Pero para esta asociación sin fines de lucro, son las herramientas del cambio. Vestidas con equipo de buceo, el grupo registra la salud de los frágiles arrecifes de coral que rodean a Melanesia, una agrupación de naciones insulares en el Pacífico Sur. Su objetivo: enseñar a las mujeres locales habilidades de buceo y biología para que puedan monitorear la salud de los arrecifes de coral y crear y restaurar áreas marinas protegidas.

Protegiendo ecosistemas asediados por el cambio climático

Desde 2009, casi el 14 por ciento de los corales del mundo han desaparecido, según un informe reciente del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). Muchos de los que quedan están en peligro de extinción. El cambio climático, la sobrepesca y la contaminación son los principales problemas que afrontan.

Las Mujeres del Mar, Sea Women, trabajan en lo que se conoce como el Triángulo de Coral, que cubre unos 5,7 millones de kilómetros cuadrados entre la Gran Barrera de Coral y los archipiélagos insulares de Melanesia y el Sudeste Asiático. Rebosante de vida marina, es uno de los principales destinos del mundo para el turismo submarino y alberga una importante industria pesquera. También está excepcionalmente amenazado por el aumento de la población humana y los niveles de desechos.

Los arrecifes saludables son fundamentales para resistir los impactos del cambio climático, incluida la acidificación de los océanos y los eventos extremos. Pero el informe de Naciones Unidas muestra que, a menos que se tomen medidas drásticas para limitar el calentamiento global a 1,5 °C, podría producirse una disminución del 70 al 90 % en el coral vivo en los arrecifes para 2050.

La buena noticia es que los arrecifes de coral son resistentes y pueden recuperarse si se salvaguarda el entorno marino. La iniciativa SeaWomen, dirigida por Coral Sea Foundation, ha trabajado desde 2018 en las Islas Salomón y Papua Nueva Guinea para promover la restauración de los arrecifes de coral y apoyar el establecimiento de áreas de no pesca. También apoya áreas marinas protegidas en los dos países, para garantizar que haya abundante vida marítima, garantía para que las poblaciones autóctonas confíen en un futuro sostenible.

Más información en la web de Sea Women of Melanesia