Gladys Kalema-Zikusoka: “Básicamente, las mascotas fueron mis primeros amigos”

Desde muy temprana edad, la doctora Gladys Kalema-Zikusoka, Campeona de la Tierra para la Ciencia y la Innovación en 2021, supo que quería trabajar con animales.

Gladys-Kalema-Zikusoka
Gladys Kalema-Zikusoka / Foto: Vídeo UNEP

“Gladys Kalema-Zikusoka es una pionera en la conservación de la vida silvestre dirigida por la comunidad”, explica Inger Andersen, directora ejecutiva del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. “En muchos lugares, las presiones económicas pueden causar fricciones entre humanos y animales. Pero su trabajo ha demostrado cómo se pueden superar los conflictos cuando las comunidades locales toman la iniciativa en la protección de la naturaleza y la vida silvestre que los rodea, creando beneficios para todas las especies”.

Pionera en la transformación de Uganda

Con el apoyo de su familia, Kalema-Zikusoka se embarcó en una aventura educativa mundial y obtuvo títulos en Uganda, el Reino Unido y los Estados Unidos. Cuando tenía poco más de 20 años, regresó a Uganda para realizar una pasantía en lo que eventualmente se convertiría en el lugar de su futuro trabajo, el Parque Nacional Impenetrable de Bwindi, ubicado en el remoto y empobrecido suroeste del país.

Fue el comienzo del turismo de gorilas en Bwindi y Kalema-Zikusoka, entonces una joven estudiante de veterinaria, descubrió que la conservación no era un proceso simple. “Había gente enfocada en el turismo y en la conservación comunitaria”, recordó. “Había guardianes y guardabosques y el Cuerpo de Paz y albergues y al final de mi tiempo allí, entendí cuán complejos eran el turismo y la conservación”.

Kalema-Zikusoka se convertiría en el primer veterinario de vida silvestre de la Autoridad de Vida Silvestre de Uganda. Allí, comenzó a aplicar lo que era un nuevo enfoque para trabajar por la vida silvestre, uno que se centraba en mejorar las vidas y los medios de subsistencia en las aldeas remotas que rodeaban a Bwindi.

La conservación a través de la salud pública proporcionó cultivos de rápido crecimiento a las familias, lo que les permitió al menos cultivar suficientes alimentos para alimentarse. También dejaron a la comunidad con un mensaje importante. “Les dijimos, tienen que continuar protegiendo la vida silvestre porque les ha ayudado mucho. Este es tu futuro”.
El conflicto entre personas y animales es una de las principales amenazas para la supervivencia a largo plazo de algunas de las especies más emblemáticas del mundo, según un informe reciente del Fondo Mundial para la Naturaleza y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). En muchos países como Uganda, el conflicto, junto con los riesgos para la salud de la COVID-19, ha puesto en peligro aún más a las especies en peligro de extinción.

Estimulando a la juventud africana a tomar el liderazgo de los programas conservacionistas

Reconocida mundialmente por su trabajo, Kalema-Zikusoka, dice que espera inspirar a los jóvenes africanos a elegir carreras en conservación. “Hay una falta de representación local entre los conservacionistas. No muchos son de los lugares donde se encuentran animales en peligro de extinción”, dijo. “Necesitamos más campeones locales, porque estas son las personas que se convertirán en tomadores de decisiones para sus comunidades y países”.

Conservation Through Public Health, organismo fundado y liderado por Gladys Kalema-Zikusoka