Recordando a Bob Hunter, experto en “bombas mentales”

Un artículo de Rex Weyler

El 2 de mayo de este año se han cumplido 15 años desde la muerte del cofundador de Greenpeace, Bob Hunter. Aunque Hunter sigue siendo legendario dentro de la tradición de Greenpeace, los lectores pueden no conocer su vida fuera de Greenpeace o la filosofía de cambio social que inspiró su estrategia ecológica.

Rex Weyler, John Cormack y Bob Hunter a bordo del Phyllis Cormack. / Foto: Greenpeace – Ron Precious

Hunter nació el 13 de octubre de 1941 en St. Boniface, Manitoba, el distrito francés de Winnipeg en Canadá. El joven Bob rara vez veía a su padre veterano de guerra, y un día se fue. La curiosidad sobre la experiencia de guerra de su padre ausente llevó a Hunter a los libros de la Segunda Guerra Mundial, y estos libros inspiraron al joven a escribir sus propias aventuras de fantasía.

El escritor

Bob Hunter trabajando en su máquina de escribir en el primer viaje de Greenpeace. / Foto: Greenpeace – Robert Keziere

A la edad de 14 años, Bob había llenado diez gruesos cuadernos con historias escritas a mano de ciencia ficción. Su madre le compró una máquina de escribir Underwood para su decimoquinto cumpleaños, su posesión más preciada. Escribió una historia de 75 páginas llamada “The Long Twilight”, en la que un niño es secuestrado por un platillo volador y termina solo en el universo. Veinte años después, en los barcos de Greenpeace, Bob todavía picoteaba la máquina de escribir con dos dedos; El mecanógrafo de dos dedos más rápido que he conocido.

A los 17 años, Bob escribió “After the Bomb”, una novela futurista sobre una civilización posterior al holocausto nuclear. Dejó la escuela secundaria y dejó Winnipeg con su amada máquina de escribir para ver el mundo. Llegó hasta Vancouver, vivió con perritos calientes y agua en un hotel, comenzó una novela de mayoría de edad, se quedó sin dinero y volvió a Winnipeg. “La gira mundial más corta del mundo”, recordaría más tarde.

Mientras trabajaba como copista en el Winnipeg Tribune , un editor preguntó: “¿Quién quiere un artículo?” Hunter corrió por la sala de redacción y se puso firme. “Hunter”, dijo el editor. “Por supuesto.” La tarea, una historia de paracaidismo, requería que saltara de un avión, lo cual hizo, pero al aterrizar se lesionó gravemente la espalda. Décadas más tarde, Hunter describiría su dolor de espalda crónico como “mi recordatorio de las consecuencias kármicas del ego”.

A los 20 años, viajó a París y Londres, donde comenzó la que sería su primera novela publicada, Erebus, una farsa ardiente y oscura sobre encontrar el amor mientras trabajaba en un matadero. En Londres, conoció a Zoe Rahim, miembro de la Campaña por el Desarme Nuclear. El camino de la vida del escritor bohemio Hunter se volvió bruscamente hacia la política. Zoe lo llevó a Speaker’s Corner, donde escuchó a Bertrand Russell exponer sobre el pacifismo, y a la histórica marcha de paz de 1963 a Aldermaston.

Se casaron, volaron a Winnipeg, donde nacieron sus hijos, Conan y Justine, y luego a Vancouver, donde Bob consiguió un trabajo en The Province , como copista. Cuando Erebus se publicó y se ganó la nominación a un Premio Governor General, Hunter se trasladó como reportero de noticias al Vancouver Sun. Cuando el editor realizó un concurso para un trabajo de columnista vacante, Bob ganó y comenzó a escribir su propia columna.

Llegué a Vancouver desde EEUU como un insumiso a la guerra y conseguí un trabajo como periodista y fotógrafo en The North Shore News. Las columnas de Bob Hunter me parecieron la escritura más interesante de Vancouver, así que lo llamé por teléfono y nos encontramos en el Press Club, un pequeño pub sin adornos en Granville Street. Llegamos alrededor de las 4pm y cerramos el pub después de la medianoche. Bob era un conversador fascinante, que escuchaba tan bien como hablaba. Parecía brillante. Compartimos una pasión por el periodismo denuncia, el activismo por la paz y la ciencia emergente de la ecología.

“La ecología es el asunto”

La tripulación de James Bay rastrea a los balleneros soviéticos; Bob Hunter señala los movimientos del barco en la carta con la tripulación. Desde la izquierda: Michael Manoloson, David Garrick (Walrus), Michael Bailey, Bob Hunter, Susi Leger, Paul Spong, Lance Cowan. Pacífico Norte, entre México y Hawai. / Foto: Greenpeace – Rex Weyler

Es difícil de imaginarlo ahora, pero a finales de la década de 1960 y principios de los 70, la ecología seguía siendo una idea radical. No había un movimiento de ecología, como lo hay hoy, ni ministros de medio ambiente, ni excursiones ecológicas en escuelas secundarias, ni cursos en universidades.

Bob había navegado en la primera campaña de Greenpeace (el grupo todavía se llamaba entonces ” “The Don’t Make a Wave Committee”) para protestar por la prueba nuclear de Estados Unidos en Alaska, una táctica tomada prestada de los cuáqueros. Greenpeace estaba lanzando una segunda campaña contra las pruebas nucleares francesas. Ya habíamos aprendido que el estroncio 90, un subproducto radiactivo de las pruebas de bombas nucleares, aparecía en los dientes de leche de niños de todo el mundo. Esto proporcionó un vínculo clave entre el movimiento pacifista y la ecología.

Bob había escrito un análisis del cambio cultural y la ecología, “Los enemigos de la anarquía”. Los “verdaderos anarquistas”, creía, eran élites militarizadas, que corrían egoístamente por el planeta, ignorando las leyes de la naturaleza, los entornos devastadores. Los “enemigos” de esta anarquía institucionalizada fueron los defensores de una nueva conciencia, de paz, unidad y ecología.

Los cambios necesarios no vendrían del proceso político, que era demasiado lento y corrompido. Bob propuso que la revolución violenta “no logra nada, excepto un cambio de guardia”. La violencia “nos desvía de la lucha real, que es alcanzar un mayor nivel de conciencia”. De Betty Friedan y las escritoras feministas, Bob se había dado cuenta de que la nueva conciencia sería más sensual que intelectual.

Bob Hunter se dirige a la multitud en un evento de Greenpeace, Jericho Beach. / Foto: Greenpeace – Rex Weyler

“La ecología es el tema”, dijo Bob. Esta nueva conciencia, creía, surgió de la comprensión de las relaciones naturales. “En la naturaleza”, cita Bob de Silent Spring de Rachel Carson , “nada existe solo”. Los movimientos por la paz y los derechos civiles reconocieron a toda la familia humana, pero este “todo” no se detuvo con la comunidad humana. Todos somos parte de una comunidad ecológica mucho más fundamental. Además, la revolución necesaria es un viaje espiritual porque la Tierra es sagrada, y nuestras relaciones con todas las criaturas de la Tierra son relaciones sagradas.

En noviembre de 1969, el río Cuyahoga que atraviesa Cleveland, Ohio, se incendió debido a la enorme contaminación química y petrolera. “Los ríos están ardiendo”, recuerdo que Bob sacudió la cabeza. “Es bíblico. La humanidad no soportará una lenta evolución de la conciencia”.

Desde la primera vez que nos conocimos, Bob y yo estuvimos de acuerdo en que la sociedad global necesitaba un movimiento ecológico, y pasamos la próxima década juntos tratando de lograrlo.

Paul Shepard había descrito la ecología como la “ciencia subversiva”. Una comprensión honesta de la ecología cambiaría todo sobre la sociedad humana. Iba a cambiar nuestra arte, psicología, política, ciencia y discurso público. Escritores como Carson, Shepard, Paul Ehrlich, Donella Meadows, Arne Naess, Gregory Bateson y otros fueron nuestros mentores, pidiendo un cambio. Alguien tenía que hacerlo realidad, rápidamente, a gran escala.

Bombas mentales

Bob Hunter, coloca su mano en el ballenero soviético parado en el Pacífico cerca de Hawai. / Foto: Greenpeace – Rex Weyler

Cuando conocí a Hunter, acababa de escribir su segundo libro de no ficción, Storming of the Mind. Bob había estado leyendo al analista de medios canadiense Marshall McLuhan, quien señaló que los medios electrónicos (televisión y radio en esos días) habían convertido al mundo en una “aldea global”, en la que las personas podían comunicarse desde regiones previamente aisladas, creando un “campo unificado de experiencia.” De McLuhan, Hunter había aprendido a pensar en los medios electrónicos como un sistema nervioso global, un “sistema de entrega” de ideas.

Por lo tanto, Bob creía que no era necesario ni efectivo pensar en la revolución como una lucha armada. “La revolución en estos días”, dijo, “es una lucha de comunicación, una guerra de imágenes. En lugar de asaltar la Bastilla “, dijo,” estamos asaltando las mentes de millones de personas. En lugar de lanzar balas y bombas, lanzaremos bombas mentales, imágenes revolucionarias que explotarán en la cabeza de las personas”.

Para crear un movimiento ecológico, entonces, tuvimos que crear imágenes que circularían por el mundo, imágenes que inspirarían a las personas a reconocer su naturaleza ecológica fundamental, su parentesco con cada criatura viviente en la Tierra.

Organizamos acciones alrededor de Vancouver, bloqueando tuberías de drenaje tóxicas en el río Fraser, etc., pero la gran idea que capturó nuestra imaginación vino del investigador de cetáceos, el Dr. Paul Spong en 1972: ¡Salva a las ballenas! A partir de ese día, formulamos planes para tomar un bote hacia el Pacífico, encontrar las flotas balleneras rusas y japonesas, bloquearlas y grabar la confrontación en película para los medios mundiales.

Dos años y medio después, el 27 de abril de 1975, lanzamos el barco halibut de 80 pies, el Phyllis Cormack, Greenpeace V, desde Vancouver, y en junio nos enfrentamos con balleneros rusos en la costa de California. El resto es historia de Greenpeace.

Oficial de letrinas

Bob Hunter a bordo del James Bay durante la campaña de ballenas de 1976. / Foto: Greenpeace – Rex Weyler

Bob a menudo se burlaba de sí mismo y de las cosas del “hokus pokus”, pero era profundamente espiritual sobre la ecología. Bob y yo compartimos una pasión por el budismo (compasión por todos los seres sintientes) y el taoísmo (la naturaleza como modelo para la acción humana). Bob creía que la conciencia misma era curativa. Con una conciencia más profunda de la propia naturaleza orgánica, una persona podría dejar que el organismo se haga cargo, sin interferir, como los taoístas, confiando en nuestra sabiduría instintiva para tomar decisiones.

En 1976, Greenpeace se había hecho famoso. Eso trajo dinero y apoyo, y lo cambió todo. Un día, durante la segunda campaña de ballenas, a bordo del dragaminas James Bay, bautizado como Greenpeace VII, vi a Bob en la cubierta delantera, solo, agarrando una driza, mirando el vacío gris del mar. Llevaba el mismo suéter de lana blanca y sandalias que había usado durante semanas, pero ahora un largo cepillo de matorrales colgaba de su cinturón.

La presión de mantener el centro de este movimiento en expansión y los egos en competencia lo habían llevado al borde de la cordura. El enamoramiento por una parte de la acción, un lugar en la tripulación, el acceso al presupuesto o una parte de la notoriedad de los medios había transformado a un pequeño grupo de activistas de ecología en algo similar a una banda de rock de gira.

Veinte oficinas de Greenpeace ahora operaban en todo el mundo. Incluso con las líneas de suministro y las líneas de comunicación intactas, que no eran las nuestras, el movimiento hacia adelante de un movimiento social puede tambalearse en las sutilezas de administrar las relaciones.

Bob Hunter con la mascota de Greenpeace, Iguana Fido, durante la campaña de ballenas de 1976. / Foto: Greenpeace
El estilo natural de Bob era incluir a todos. Sin embargo, Bob, en el centro de un movimiento en expansión, y no propenso al gobierno autoritario, sufrió agotamiento y angustia. Más de un observador nos había llamado “locos”, pero la mayoría de nuestras travesuras fueron divertidas. El lado místico de Greenpeace no implicaba un culto o una colección de psicóticos. Entendemos la importancia de tener una estrategia política, un mensaje claro y un equipo cualificado. Pero también apreciamos el valor de un buen mito y una buena risa.

La combinación única que se había dado en Greenpeace (ecología, conciencia de los medios, espiritualidad, humor y acción directa marítima) surgió de un equilibrio entre la creación de mitos y el realismo. Sin embargo, en 1976, Bob parecía estar ardiendo como un meteorito corriendo a través de la espesa atmósfera política dentro de la floreciente organización.

Sin embargo, su aparente locura a bordo del barco ocultaba un método. Bob tomó en serio el consejo de su mentor, el poeta Allen Ginsberg, sobre el poder: “Déjalo ir”. Como una réplica teatral al enamoramiento por el poder en el barco, y dentro de Greenpeace en general, Bob se había asignado el papel de “oficial de letrinas” del barco y se puso a usar el cepillo de letrinas, que ahora colgaba de su cinturón mientras arrastraba los pies sobre la embarcacion. Se lo podía encontrar cada mañana en la letrina, fregando alegremente los lavabos y las tazas del inodoro. Para algunos, esto era puro delirio, pero su acto de oficial de letrinas era una pequeña bomba mental, no una locura. “No te tomes demasiado en serio”, fue el mensaje.

Bob y Rex Weyler en 2004. Bob lleva puesto su traje de “almirante ecológico” que un partidario le hizo en 1976. / Foto: Myron McDonald

Bob inspiró a las personas a su alrededor a contribuir, hizo que otros se sintieran esenciales. Era un líder natural, pero no estaba hecho para la política interna. En 1977 se retiró de Greenpeace a una vida rural con su esposa Bobbi y su hijo Will. El periodismo canadiense lo recibió de vuelta con gusto. Bob sabía cómo iluminar una audiencia pública.

La revista Time más tarde nombró a Hunter como uno de los “Eco-Héroes” del siglo XX. En 1991, ganó el Canadian Governor General’s Award por su libro Occupied Canada: A Young White Man Discovers His Unsuspected Past.

En 1998, los médicos diagnosticaron a Bob un cáncer de próstata y el 2 de mayo de 2005 falleció. Sus cenizas fueron esparcidas en el norte de Canadá cerca del Ártico, en Tortuga Bay en las Islas Galápagos, y en la Antártida por su hija Emily durante la campaña de 2006 de Sea Shepherd contra la caza de ballenas. Le sobreviven su esposa Bobbi; sus cuatro hijos Emily, Will, Conan y Justine; y una agradecida organización de Greenpeace, que le debe a Hunter muchos de sus principios y visión fundamentales.

Autor: Rex Weyler, director de la Fundación Greenpeace original, editor del primer boletín de la organización y cofundador de Greenpeace International en 1979.

*Artículo original publicado en la columna de Rex Weyler de Greenpeace International, traducido por Diario.eco