Por una Estrategia Europea de Prevención de Incendios

0

«Más prevención, menos extinción», reclama WWF.

«Somos buenos apagando incendios forestales: el 65% de ellos son extinguidos en fase de conato (menos de 1 hectárea). Sin embargo, no lo somos evitando que se produzcan, es decir, en su prevención». A nivel estatal, la estrategia de acción cada vez que se detecta un fuego parece estar bastante clara. Pero en esa inercia, no parece que mejoremos mucho en evitar que un elevadísimo número de incendios siga produciéndose cada año.

Así lo subraya el informe 2019 sobre incendios forestales de WWF. Y esa especialización apagafuegos no está evitando que en muchas ocasiones sea imposible frenar el poder devastador de estos sucesos. Muchos montes españoles son «bombas de relojería forestales«, advierten. En circunstancias de emergencia climática, el desafío es cada vez mayor y la política actual no va a solucionar el problema. Fiar la estrategia a aumentar los medios de extinción no es una solución, sino un parche. Los grandes incendios «no se apagan con agua», recuerda el colectiva ambiental, «sino con gestión forestal y planificación territorial».

Seguir fiándolo todo a invertir en extinción es llenar de dinero un saco roto. La combinación de bosques altamente inflamables con el creciente cambio climático, pronostica «incendios cada vez más peligrosos». La extinción es necesaria y positiva, pero «no es suficiente». «Sin una política de reordenación y planificación del territorio, el dinero invertido en extinción nunca será suficiente». Los llamados «superincendios» son y seguirán siendo cada vez más habituales. Frente a esta situación, es necesaria una estrategia europea que priorice la prevención. Y así lo reclaman en el informe 2019 sobre incendios forestales.

Gráfico de inversiones en extinción y prevención de incendios en Europa
Gráfico: Informe 2019 WWF

La petición completa de WWF

Cada año se producen en España una media de 12.000 incendios que arrasan con la superficie equivalente a 100.000 campos de fútbol (1 campo= 1 hectárea). Los incendios forestales ponen en peligro vidas humanas y destruyen el hogar de cientos de animales como el lince ibérico o el oso pardo.

En WWF trabajamos desde hace décadas para luchar y prevenir los incendios forestales, y hemos comprobado que son cada vez más virulentos. Una situación que se agrava por el efecto del cambio climático con las olas de calor, cada vez más largas, y las sequías, cada vez más acentuadas.

El fuego no entiende de fronteras. Cada año, arden de media 375.000 hectáreas en el mediterráneo, una zona donde los ecosistemas son especialmente vulnerables al cambio climático.

Los incendios forestales se han convertido en un desafío ambiental y económico cada vez más importante. Por eso, nos hemos unido a nuestros compañeros de WWF en Portugal, Francia, Italia, Grecia y Turquía para exigir Una Estrategia de Prevención de Incendios comunitaria que establezca medidas adecuadas para evitar los incendios a largo plazo, que persiga un paisaje más resistente a las llamas.

Pulsa aquí para firmar en apoyo de esta campaña

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here