El oso se recupera en Pirineos y suma 52 ejemplares

0

Entre ellos, una decena de nuevos cachorros.

Oso adulto y dos oseznos
Osos fotografíados en Lladorre (Cataluña) por el proyecto PirOsLife.

Las cifras que conocemos en noviembre de 2020, y que corresponden al análisis de datos de 2019, muestran que la población de osos logra ya los 52 ejemplares, ante los 40 que inicialmente se identificaron en el 2018 (a pesar de que indicios posteriores situaron esta cifra en 49 individuos). Esta cifra corresponde al número mínimo de osos detectados en un año determinado, y se revisa anualmente. Por lo tanto, en el 2021 se volverá a revisar esta cifra inicial de 52 ejemplares.

Son datos del Grupo de Seguimiento Transfronterizo del oso pardo en los Pirineos, que ha hecho balance de la población de oso pardo del 2019, y de las actuaciones de seguimiento y conservación llevadas a cabo durante el pasado ejercicio. Ha sido en una reunión telemática como consecuencia de la crisis sanitaria del coronavirus, en la que han participado representantes de la Generalitat, el Conselh Generau d’Aran, el Gobierno de Andorra, Aragón, Navarra, Francia y la Fundación Oso Pardo.

Una decena de nuevos cachorros

En cuanto al número de nacimientos, se han registrado en total 10 nuevas crías de 5 hembras diferentes. Se trata de una cifra récord, solo lograda antes los años 2016 y 2017, de forma que se vuelve a los índices de natalidad más elevados de los últimos años. Las hembras que se han reproducido son Sorita (2 cachorros), Isil (2 cachorros), Caramelles (2 cachorros), Bambou (2 cachorros) y Fadeta (2 cachorros).

Los ejemplares que se dan por muertos durante el 2019, después de más de dos años sin tener indicios, son 6. Entre estos, la hembra Hvala, detectada por última vez el 2017; el macho Fifonet, así como los 2 cachorros de Sorita.

Presencia mayoritaria en los Pirineos centrales

El área geográfica donde se han encontrado en algún momento indicios de la presencia del oso pardo en los Pirineos (y que no se tiene que confundir con el área donde hay una presencia permanente de estos animales) se ha ampliado en el 2019 en 3.000 km² respecto del 2018 y representa ya en una superficie de 10.400 km².

Hay que señalar, no obstante, que buena parte de este incremento se debe a un desplazamiento exploratorio puntual que hizo el macho Goiat en la primavera del año pasado, durante el cual visitó zonas muy meridionales del Pallars Jussà y la Ribagorça aragonesa alejadas de las zonas habituales.

El área de distribución del oso se extiende principalmente por los Pirineos centrales (7.800 km²). En los Pirineos atlánticos, se han localizado las hembras Sorita y Claverina, y los machos Nere, Cannellito y Rodri, sobre todo en el nordeste de Navarra y la banda francesa.

Nueve oseznos en los Pirineos nacidos en 2020

Primeros indicios de reproducción de osos en el Pallars Sobirà: un oso adulto con un osezno captado por una cámara dentro del ámbito del Parc Natural de l’Alt Pirineu.

Una cámara de fototrampeo capta la primera imagen de la temporada de una cría de oso pardo dentro del ámbito del Parque Natural del Alt Pirineu / Foto proporcionada por la Generalitat de Catalunya – Departament de Territori i Sostenibilitat

El equipo de seguimiento del oso pardo en los Pirineos ha confirmado en septiembre de 2020 el primer dato de reproducción de la temporada de un ejemplar en la comarca del Pallars Sobirà, dentro del ámbito del Parque Natural del Alto Pirineo. En este sentido, una cámara de fototrampeo captó a mediados de agosto por primera vez este año, una imagen de una cría de este año en la Vall de Cardós.

La fotografía muestra el cachorro acompañado de su madre, subiendo uno de los árboles situados cerca de las cámaras, marcados para atraer a los animales y facilitar el seguimiento de la población. Se trata de una zona donde suelen reproducirse las hembras Caramellita y Boavi.

Oseznos también en el Val d’Aran

Por su parte, en el Val d’Aran, entre finales de junio y el mes de julio, se observó en varias ocasiones una hembra con dos crías en los valles de Varradòs y Toran.

En total, contando los nacimientos que se han registrado en ambos lados de los Pirineos, se calcula que en 2020 han tenido alrededor de 6 reproducciones con 9 cachorros nuevos, aunque se podrían detectar más en los próximos meses. En 2019 se registraron en total 10 nuevas crías de 5 hembras diferentes, cifra sólo alcanzada antes los años 2016 y 2017.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here