La voracidad energética de la emergente Asia es clave en la batalla climática por el futuro

0

Chimenea contaminante de central al atardecer
Imagen: Instagram de campaña SE4All

Una experta de la ONU cree que el factor asiático decidirá el éxito o el fracaso en la batalla contra el calentamiento global.

El espectacular proyecto chino de infraestructuras denominada «Nuevos caminos de seda», lanzado en 2013 para conectar Asia, Europa y África a China, incluye nuevas centrales eléctricas de carbón. Es uno de los ejemplos de megainfraestructuras mundiales que van a ser obstáculos clave en un escenario donde se necesita con urgencia frenar las emisiones de CO2 a la atmósfera para 2050. Y es uno de los ejemplos expuestos recientemente por Rachel Kyte, Representante Especial del Secretario General de la ONU, durante una conferencia, en la que habló de «ecologizar» esta nueva ruta de la seda.

La creciente necesidad energética de Asia está provocando que, por ejemplo, se esté hablando allí todavía de la construcción de centrales térmicas. Y esto cuando la convicción creciente en el resto del mundo es que es son infraestructuras obsoletas y su futuro es ir cerrando progresivamente, tal y como ya está sucediendo en Europa. En opinión de Kyte, el modo en como se resuelva este tipo de dilemas decidirá sin tendremos éxito o fracasaremos en la transición energética necesaria para alcanzar nuestros objetivos climáticos. Y su pronóstico es que este debate deberá darse en la cumbre climática que se llevará a cabo este mes de septiembre en Nueva York.

¿Son compatibles los objetivos climáticos de la ONU con las necesidades de las economías emergentes?

Los objetivos climáticos de la ONU incluyen lograr cero emisiones netas de gases de efecto invernadero para 2050 en todo el mundo. Y deben necesariamente ser compatibles con las necesidades de las economías emergentes. El sudeste asiático es una de las áreas económicas con el crecimiento más rápido del mundo. Este crecimiento implica que la demanda de electricidad se triplique entre 2015 y 2040. Para satisfacer esta demanda, están recurriendo fundamentalmente a los combustibles fósiles. Y esta es la razón de que países como China e India estén convirtiendo la zona en una de las áreas con más centrales de carbón. Y en consecuencia, inundando la atmósfera con gases de efecto invernadero.

La mencionada experta de Naciones Unidas encabeza la iniciativa Energía Sostenible para Todos (SE4All). En su opinión no hay futuro para el carbón: «La idea de que una economía de combustibles fósiles está protegiendo el crecimiento ya no es válida, sin mencionar el impacto en la salud humana». Para promover alternativas, la iniciativa de la ONU está impulsando proyectos en países como Indonesia, Vietnam y Filipinas.

Los expertos de la ONU consideran que combatir el cambio climático es perfectamente compatible con la lucha contra la pobreza. Así, un informe realizado por el gobierno indonesio deja claro que los sistemas de producción de energía menos intensivos en carbono y más eficientes en energías alternativas pueden generar un crecimiento promedio anual del PIB del 6 por ciento para 2045.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here