La crisis climática ya es un lastre sobre la salud de cada niño que nace hoy

0


El cambio climático ya está dañando la salud de los niños del mundo y está erosionando el futuro bienestar de una generación entera a menos que el mundo cumpla con los objetivos del Acuerdo de París para limitar el calentamiento a menos de 2 grados C, según un nuevo informe publicado en The Lancet. Se trata de un análisis anual exhaustivo que rastrea el progreso en 41 indicadores clave. El proyecto es una colaboración entre 120 expertos de 35 instituciones, incluida la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Banco Mundial, el University College de Londres y la Universidad de Tsinghua.

«Este año, los efectos acelerados del cambio climático se han vuelto más claros que nunca», dice el profesor Hugh Montgomery, copresidente de The Lancet Countdown y director del Instituto de Salud y Desempeño Humano del University College London. «Las temperaturas más altas registradas en Europa occidental y los incendios forestales en Siberia, Queensland y California desencadenaron asma, infecciones respiratorias y golpes de calor. Los niveles del mar ahora están aumentando a un ritmo cada vez más preocupante. Nuestros niños y niñas reconocen esta emergencia climática y exigen acciones para protegerlos». Debemos escuchar y responder».

Para que el mundo cumpla con sus objetivos climáticos de la ONU y proteja la salud de la próxima generación, el panorama energético tendrá que cambiar drásticamente, y pronto, advierte el informe. Sólo un recorte anual de 7,4% en las emisiones de CO2 fósil de 2019 a 2050 limitará el calentamiento global a la meta más ambiciosa de 1,5°C.

Si nada cambia habrá graves impactos en la salud de los menores que están naciendo hoy mismo

Si el mundo sigue su insercia actual, con altas emisiones de carbono y el cambio climático continúan al ritmo actual, un niño nacido hoy enfrentará un mundo en promedio más de 4°C más cálido para su 71 cumpleaños.

«Los niños son particularmente vulnerables a los riesgos para la salud de un clima cambiante. Sus cuerpos y sistemas inmunológicos aún se están desarrollando, dejándolos más susceptibles a las enfermedades y los contaminantes ambientales», dice el Dr. Nick Watts, Director Ejecutivo de The Lancet Countdown. «El daño causado en la primera infancia es persistente y generalizado, con consecuencias para la salud que duran toda la vida. Sin la acción inmediata de todos los países para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, las ganancias en el bienestar y la esperanza de vida se verán comprometidas, y el cambio climático definirá el salud de toda una generación «.

Los bebés estarán entre los más afectados por las malas cosechas

A medida que aumenten las temperaturas, las cosechas se reducirán, amenazando la seguridad alimentaria y elevando los precios de los alimentos.

Cuando los precios de los granos aumentaron en 2007-2008, por ejemplo, los precios del pan de Egipto aumentaron un 37%. En los últimos 30 años, el potencial de rendimiento global de maíz (-4%), trigo de invierno (-6%), soja (-3%) y arroz (-4%) ha disminuido. Los bebés y los niños pequeños se encuentran entre los más afectados por la desnutrición y los problemas de salud relacionados, como el retraso en el crecimiento, el sistema inmunitario débil y los problemas de desarrollo a largo plazo.

Particularmente susceptibles a brotes de enfermedades infecciosas

Los niños serán particularmente susceptibles a las enfermedades infecciosas que el aumento de las temperaturas y los cambios en los patrones de lluvia dejarán tras de sí. En los últimos 30 años, el número de días climáticamente adecuados para la bacteria Vibrio (que causa gran parte de la enfermedad diarreica a nivel mundial) se ha duplicado. La amenaza es particularmente alta en el Báltico (con un récord de 107 días en 2018) y en el noreste de EEUU, donde el mar se ha estado calentando rápidamente.

Del mismo modo, los cambios en los patrones climáticos están creando entornos favorables para la bacteria Vibrio cholerae, lo que aumenta la probabilidad de brotes de cólera en países donde la enfermedad no ocurre regularmente.

Impulsado por el cambio climático, el dengue es la enfermedad viral transmitida por mosquitos que se propaga más rápidamente en el mundo. Nueve de los 10 años más favorables en la transmisión del dengue han ocurrido desde 2000, permitiendo que los mosquitos invadan nuevos territorios en toda Europa. Alrededor de la mitad de la población mundial está ahora en riesgo.

La calidad del aire empeorará, lo que dañará aún más la salud cardíaca y pulmonar

Durante la adolescencia y hasta la edad adulta, un niño nacido hoy respirará más aire tóxico, impulsado por combustibles fósiles y empeorado por el aumento de las temperaturas. Esto es especialmente perjudicial para los jóvenes, ya que sus pulmones aún se están desarrollando, por lo que el aire contaminado tiene un gran costo, lo que contribuye a una función pulmonar reducida, empeora el asma y aumenta el riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

Según los investigadores, esto podría ser solo la punta del iceberg. Si la evolución actual no mejora, las pérdidas económicas y los costos de salud de las enfermedades relacionadas con la contaminación del aire y la muerte prematura podrían alcanzar costes de 129 mil millones de euros al año.

Fuente: The 2019 report of The Lancet Countdown on health and climate change: ensuring that the health of a child born today is not defined by a changing climate

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here