La caza quedará prohibida en el Parque Nacional de Monfragüe

0

Pese a las críticas de la federación de cazadores, la Junta legisla en favor del área natural.

Parque Nacional de Monfragüe / Foto: J.M.Reyero – Ceneam – MMA

Noviembre de 2020 acaba en Extremadura con la publicación en el Diario Oficial de la comunidad (DOE) de la resolución de la Dirección General de Política Forestal que modifica la publicada en 2017 con el objeto de controlar la población de jabalíes en la región.

Según el decreto que aprueba el Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Nacional de Monfragüe, se considera incompatible la actividad cinegética y, por tanto, se prohíbe en este área natural, excepto en casos justificados, permitiendo el desarrollo de actuaciones de control sobre especies como el jabalí y el ciervo, a través de la caza. Actuaciones que quedan encuadradas en un programa de acción selectiva.

La Junta se remite a estudios sobre el incremento de poblaciones de ciervo y jabalí en el parque nacional y áreas limítrofes pero autorizará actuaciones sólo en la periferia de Monfragüe.

Enfado del sector cinegético por el veto a las monterías en área protegida

La decisión ha sido criticada por la Federación Extremeña de Caza y la Asociación de Profesionales de la Caza de Extremadura, que sostienen que se realiza «a espaldas del sector y no da una respuesta real a los problemas de la superpoblación de especies silvestres».

Opinan también que es «un parche para intentar tapar el fracaso de la gestión que se ha realizado en los últimos años en el Parque Nacional de Monfragüe».

Ecologistas reprochan a cazadores que ellos han creado el problema

Muy diferente es el análisis desde el sector ambiental. Las ONG de protección de la naturaleza de Extremadura rechazan de forma contundente lo que califican de «tergiversación que el sector de la caza hace del problema de la sobrepoblación de ungulados cinegéticos (ciervo y jabalí) en el Parque Nacional de Monfragüe, con el único objetivo de favorecer sus intereses».

«Después de décadas creando este problema, con una gestión de la caza mayor que ha propiciado su crecimiento demográfico, ahora pretenden hacer creer que la culpa del problema es la gestión del Parque Nacional extremeño y no suya», denuncian.

En un comunicado conjunto, ADENEX, AMUS, ANSER, DEMA, Ecologistas en Acción de Extremadura, Ecologistas Extremadura, GRUS, SEO/BirdLife y Sociedad Extremeña de Zoología rechazan la tergiversación del sector cinegético sobre la gestión de ungulados en el Parque Nacional de Monfragüe.

Multiplican de forma artificial las poblaciones

«En realidad, hace décadas que se complementa la alimentación de ciervos y jabalíes en los cotos extremeños para lograr trofeos de mayor porte, pero también multiplicando de forma artificial sus poblaciones», critican los colectivos ambientales.

Por tanto, subryan, la afirmación que hace el sector de la caza sobre Monfragüe «es falsa y busca únicamente ocultar su responsabilidad en el problema de la sobrepoblación de ungulados cinegéticos, que llevan años fomentando».

El propio Defensor del Pueblo había recomendado tramitar un proyecto normativo de modificación del Decreto para un Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Nacional de Monfragüe con el fin de eliminar la posibilidad de comercializar las acciones cinegéticas para el control de poblaciones; y elevar el proyecto normativo al Consejo de Gobierno para su aprobación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here