Indignación por la muerte de una activista canadiense atropellada frente a un matadero

0

Imágenes: Toronto Pig Save

La policía investiga el suceso mientras se suceden los homenajes a Regan Russell.

«Regan creía que valía la pena luchar por toda vida», recuerdan sus amigos y familiares en duelo. Regan Rusell había participado como activista durante décadas. Este junio de 2020 encontró la muerte a los 65 años mientras colaboraba en una vigilia pacífica del grupo Animal Save.

«Los animales fueron su vida», destacan sus compañeros del grupo canadiense Toronto Pig Save. «Regan era una persona amable, elegante, fuerte y valiente. Era una mentora para los demás, y siempre hizo activismo con amabilidad en su corazón», explica Anita Krajnc, fundadora del movimiento Animal Save.

A lo largo de su vida como activista había sido arrestada hasta en once ocasiones por diversos actos de desobediencia civil. «La gente dice que estamos violando la ley … ¿Cómo crees que las mujeres han conseguido su derecho a votar? ¿Cómo crees que se abolió la esclavitud?», ironizaba Russell al respecto. «Murió luchando por lo que quería», subraya su compañero Mark Powell.

Suceso bajo investigación

Diez mil cerdos son sacrificados cada día en el matadero de carne de cerdo Fearmans donde se produjo el suceso. Los activistas de Toronto Pig Save llevan a cabo vigilias regulares en el exterior desde 2014. La trágica muerte se produce dos días después de que se aprobara en Ontario la controvertida «ley mordaza», ley 156 que, denuncian los activistas, estaría «diseñada para encubrir la crueldad animal en granjas y durante el transporte».

La muerte de Regan, que desde el grupo no dudan en calificar de «asesinato», se produjo en un día especialmente caluroso y cuando, como en muchas otras ocasiones, la activista se había acercado para dar agua a los cerdos hacinados en uno de los camiones.

#SavePigs4Regan

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here