Incentivos financieros por viajar en bicicleta al trabajo en Países Bajos

“Si más personas eligieran ir y volver del trabajo en bicicleta, se reduciría la cantidad de atascos durante las horas pico. Las opciones para promover el uso de la bicicleta generalmente se enfocan en distancias de hasta 15 kilómetros. Las supercarreteras para bicicletas son una parte esencial de esto, no solo dentro de las ciudades sino también entre ellas. En los últimos años, el gobierno central ha alentado a las autoridades municipales y provinciales a establecer buenas rutas ciclistas regionales. Actualmente, unas 25 supercarreteras para bicicletas están en uso o en construcción”.

En Holanda casi un 30% de desplazamientos se realizan en bicicleta/ Imagen de djedj en Pixabay

El texto anterior forma parte de la estrategia de incentivación del uso de la bicicleta en Países Bajos que puede encontrarse en la propia web del gobierno neerlandés. Hay que recordar que el uso de bicicleta, como cualquiera que haya visitado el país conocerá, está ampliamente extendido en aquellas tierras. Alrededor de casi un 30% de los desplazamientos se realizan en bicicleta, cifra que en algunas ciudades es incluso mucho mayor.

La mayoría de desplazamientos son en distancias asumibles en bicicleta

El ejecutivo neerlandés ha calculado que más de la mitad de todos los viajes en coche son de menos de 7,5 kilómetros. Se trata de una distancia que, para la mayoría de personas, es perfectamente asumible ser realizada en bicicleta. De hecho, con la aparición de las bicicletas eléctricas el potencial de distancias asumibles se incrementa incluso significativamente.

Es en este marco estratégico en el que el ejecutivo se fija especialmente en el ámbito laboral, subrayando además que “los empleados que van en bicicleta están en mejor forma y son menos propensos a ausentarse por enfermedad”. Al tiempo, “las empresas pueden ahorrar en costos de estacionamiento cuando más empleados viajan al trabajo”.

Así, y como parte del aliento administrativo al uso de la bici, se fija la posibilidad de varios incentivos financieros. Por un lado, una bonificación por kilometraje para ciclistas: los empresarios pueden pagar a los ciclistas una bonificación por kilometraje (libre de impuestos) de hasta 0,19 euros por kilómetro. Por otra parte, se establece una simplificación de normas fiscales sobre el uso de una bicicleta de empresa para fines particulares.