El masivo impacto de las fibras de plástico del lavado de ropa es mayor de lo esperado

0

Imagen de Ryan McGuire en Pixabay

Nuevo informe revela por primera vez el nivel de emisión de microfibras sintéticas terrestres a escala mundial.

«Las emisiones de microfibras en ambientes terrestres eran un proceso conocido. Pero la magnitud del problema no era bien conocida», explica Jenna Gavigan, quien dirigió el estudio de la Universidad de California Santa Barbara, el primero en examinar el problema a escala global.

La cantidad de microfibra sintética que vertemos en nuestros cursos de agua ha sido motivo de gran preocupación en los últimos años, y por una buena razón: cada ciclo de lavado libera en sus aguas residuales decenas de miles de fibras plásticas diminutas y casi invisibles cuya persistencia y acumulación pueden afectar hábitats acuáticos y sistemas alimentarios y, en última instancia, nuestros propios cuerpos en formas que aún no hemos descubierto.

Y según los investigadores de la UC Santa Barbara’s Bren School of Environmental Science & Management, ese no es el panorama completo. En un nuevo estudio publicado en la revista Plos One, explican como encontraron que el volumen de microfibras sintéticas que liberamos a los ambientes terrestres de nuestros ciclos de lavado rivaliza, y pronto puede eclipsar, la cantidad que termina por otras vías en nuestros océanos, ríos y lagos.

La moda rápida agudiza la tendencia

Utilizando conjuntos de datos globales sobre producción, uso y lavado de prendas de vestir con tasas de emisión y retención durante el lavado, el tratamiento de aguas residuales y la gestión de lodos, Gavigan y sus colegas estiman que se han emitido 5,6 millones de toneladas métricas (Mt) de microfibras sintéticas por el lavado de prendas entre 1950 y 2016. con 2,9 Mt que encuentran su camino hacia los cuerpos de agua y un combinado de 2,5 Mt emitido a entornos terrestres (1,9 Mt) y vertederos (0,6 Mt).

«Si miras las cifras, puedes ver el enorme crecimiento en la producción de ropa sintética y, como resultado, una mayor contaminación por microfibras sintéticas», afirma el profesor de ecología industrial y coautor del artículo Roland Geyer.

De hecho, según el documento, aproximadamente la mitad de las emisiones totales de microfibras sintéticas desde 1950 (el comienzo de la producción en masa de fibras sintéticas) se generaron solo en la última década. Gracias en gran parte al apetito mundial por la moda rápida y su tendencia hacia fibras sintéticas más baratas y producibles en masa, así como un mayor acceso a las lavadoras, nuestra lavandería está contaminando no solo el océano, sino también la tierra.

Un problema ambiental permanente

¿De dónde viene esta enorme – y hasta ahora, en gran parte desapercibida – masa de microfibras sintéticas? Resulta que en el esfuerzo por evitar que entren en nuestras vías fluviales, estas fibras se están acumulando en los lodos de las plantas de tratamiento de aguas residuales.

«El tratamiento de aguas residuales no es el final de la contaminación», dijo el profesor de ecología industrial Sangwon Suh, quien también es coautor del estudio. Con una eficiencia de eliminación de aproximadamente 95-99%, todos los microplásticos, excepto los más pequeños, quedan atrapados en el lodo, que se trata y se convierte en biosólidos, y «se usa predominantemente en aplicaciones terrestres», como fertilizantes del suelo.

«Un porcentaje menor va al relleno sanitario», explica Gavigan. «El porcentaje más pequeño se vierte al océano en algunos países, y parte de él se incinera». «Entonces se convierte en un problema de contaminación terrestre», señaló Geyer. «Simplemente lo convertimos en un problema de contaminación ambiental diferente en lugar de haberlo resuelto».

Habría que pensar ya en renunciar a las telas sintéticas

Según los investigadores, prevenir las emisiones en la fuente, ya sea utilizando un dispositivo de captura de microfibras, seleccionando un método de lavado más suave, lavando la ropa con menos frecuencia o renunciando a las telas sintéticas, sería más efectivo para mitigar la contaminación de las microfibras que tratar de capturar las fibras cuando las aguas residuales se envían a la planta de tratamiento.

Este aleccionador estudio tiene sus raíces en un proyecto del grupo Bren de 2016 en el que varios estudiantes de posgrado, en una investigación realizada para la empresa de ropa para exteriores Patagonia, buscaron estudiar las condiciones que afectan al deterioro de la ropa. El proyecto se centró principalmente en el efluente cargado de microfibras que sale de la lavadora y produjo una investigación influyente que aumentó la conciencia sobre el problema de las microfibras sintéticas.

La colaboración también inspiró una reunión de trabajo sobre microfibras de 2017 organizada conjuntamente por la escuela Bren y la organización ambiental Ocean Conservancy, en la que más de 50 partes interesadas, incluidos representantes de la industria, el gobierno, la comunidad de investigación, el sector de la confección y organizaciones ambientales sin fines de lucro se reunieron para tratar el tema. ¿El resultado? Una hoja de ruta basada en una visión compartida y elementos de acción para que cada parte interesada se oriente hacia las soluciones.

Consecuencias graves e impredecibles

«Cuando se trata de la contaminación por microfibras, estos nuevos hallazgos muestran que el océano ha sido el canario en la mina de carbón, y que la contaminación plástica es mucho más generalizada en nuestro medio ambiente de lo que se pensaba originalmente», analiza Nick Mallos, de Ocean Conservancy. «Afortunadamente, existen soluciones simples y efectivas, como agregar filtros a las lavadoras. Instamos a los fabricantes a hacer que estas modificaciones sean estándar».

Esta evaluación global de las emisiones de microfibras sintéticas es parte de una imagen más amplia de los microplásticos en el medio ambiente que los investigadores esperan completar a medida que descubren los caminos que toman estas pequeñas fibras. Por ejemplo, ¿qué otras fuentes aportan estas fibras al medio ambiente? ¿Cómo se mueven y qué sistemas pueden verse afectados? ¿Cómo interactúan estas microfibras con la biota de una región? Obtener respuestas a estas y otras preguntas podría conducir a prácticas que mitiguen o prevengan los efectos de la contaminación global por microfibras sintéticas, incluso a medida que aumenta el consumo.

«Hay grandes incógnitas», afirma Suh. «La cantidad de microplásticos y microfibras que se generan es masiva y sigue aumentando, y si continúa habrá grandes cambios, de cuyas consecuencias aún no estamos seguros. Eso es lo que nos preocupa».

Referencia bibliográfica

Synthetic microfiber emissions to land rival those to waterbodies and are growing. Autoras: Jenna Gavigan ,Timnit Kefela, Ilan Macadam-Somer, Sangwon Suh, Roland Geyer. Publicación: Plos One. Septiembre 2020.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here