Héroes arriesgándose para rescatar animales en el caos de la guerra

El despliegue humanitario para ayudar y proteger a la ciudadanía ucraniana no olvida a las mascotas.

Miembros de la asociación UAnimals rescatan animales en Ucrania
Miembros de la asociación UAnimals rescatan animales en Ucrania / Imagen: UAnimals

No son pocos los ciudadanos ucranianos que han huído de sus hogares llevándose con ellos también a esos fieles miembros de sus familias, perros y gatos. Pero muchos, en medio del caos, o no han podido hacerlo o han perdido a su mascota. Una voluntaria danesa relataba con emoción para Euronews a mediados de marzo como había encontrado a perros con los que su dueño había dejado una carta expresando su confianza y esperanza de poder reunirse pronto con ellos.

Grupos como el colectivo alemán Winkler Aktiv trabajan desde un pequeño pueblo polaco, fronterizo con Ucrania, improvisando un refugio para atender no sólo a los refugiados sino también a todas estas mascotas, muchas de ellas aterrorizadas y desnutridas.

Una de las asociaciones más activas en la zona es Humane Society International. “Me rompió el corazón escuchar acerca de tres voluntarios que fueron asesinados a tiros mientras entregaban suministros a un refugio de animales que había estado sin comida durante tres días”, relata Kitty Block, directora ejecutiva de Humane Society International.

“Está claro que los ucranianos tienen un fuerte deseo de cuidar a los animales atrapados junto a ellos en la guerra”, subraya Block. Para ayudar, Humane Society International está proporcionando a la Cruz Roja Rumana alimentos para mascotas para compartir con los dueños de mascotas que permanecen en Ucrania, además de sus transportes de ayuda humanitaria para salvar vidas.

Gato con lazo con colores de bandera de Ucrania frente a tanques de guerra
Imagen: HSI

HSI también está ayudando a organizaciones en el país para que puedan mantener sus operaciones y adquirir los suministros necesarios y conectando con grupos de bienestar animal en países como Alemania, Italia o Polonia para proporcionar alimentos de emergencia, mantas y atención veterinaria a los refugiados ucranianos que están llegando con sus mascotas.

“Los animales no van a la guerra, pero con demasiada frecuencia se encuentran entre sus víctimas. Lo que podamos hacer, lo haremos: mitigar su sufrimiento, garantizar su seguridad y brindar el mayor apoyo posible a todos aquellos que intentan ayudarlos”, afirma la directora de HSI.

Al hilo, la directora de HSI en Alemania, Sylvie Kremerskothen Gleason, destaca especialmente que para los niños y niñas “sus mascotas son una enorme fuente de consuelo para ayudarlos a sobrellevar el trauma de la guerra”.

El perro husky Liza y el gato Bonifacio, rescatados en Ucrania
Liza y Bonifacio, mascotas de Ucrania rescatadas por HSI / Imagen: HSI

Liza, Bonifacio… dos ejemplos entre miles de mascotas

En las imágenes superiores podemos ver a Liza, una husky con epilepsia que sufrió varias convulsiones durante la angustiosa huida de su familia de Kiev. Después de recibir un tratamiento vital en el puesto de socorro de Berlín, volvió a estar bajo el amoroso cuidado de su familia, que incluye a dos niños. También a Bonifacio, un gato adoptivo con varias lesiones preexistentes, incluido un traumatismo craneal y de cadera, que llegó a la estación de Berlín con su cuidadora Karyna, que huyó de Kiev cuando comenzó la guerra.

Desde su web pueden realizarse donaciones para ayudar en estas tareas