¿Quién es generoso, vive más tiempo? Lo que dicen los investigadores

0

Imagen de Anemone123 en Pixabay

Cuando los recursos se comparten dentro de una sociedad, sus miembros viven más tiempo.

Compartir es cuidar: cuantos más recursos comparta la gente dentro de una sociedad, mejor para la salud y la longevidad. Es la reflexión de Fanny Kluge y Tobias Vogt a la luz de su análisis de datos de 34 países en todos los continentes. Estos investigadores encontraron una fuerte asociación entre la cantidad de dinero compartido entre generaciones y la longevidad.

«Lo nuevo de nuestro estudio es que por primera vez hemos combinado las transferencias del estado y la familia y hemos evaluado el efecto», explica Fanny Kluge. Los investigadores utilizaron datos de 34 países del National Transfer Accounts project. Para todos los países, los pagos de transferencias estatales y privadas recibidos y entregados por cada individuo durante su vida se suman y se presentan en relación con los ingresos de por vida.

El acto de dar y recibir

El acto de dar y recibir aumenta el bienestar: el receptor se beneficia directamente del regalo y el donante se beneficia indirectamente a través de la satisfacción emocional.

Este estudio publicado en la revista PNAS sugiere ahora que quienes comparten más también viven más tiempo. En su análisis, Fanny Kluge y Tobias Vogt encontraron una fuerte relación lineal entre la generosidad de una sociedad y la esperanza de vida promedio de sus miembros.

Los investigadores del Instituto Max Planck de Investigación Demográfica en Rostock, Alemania, concluyen que las personas viven más tiempo en sociedades cuyos miembros se apoyan mutuamente con recursos.

Diferencias entre tasas de mortalidad vs. redistribución

A modo de ejemplo, en Francia y Japón, los dos países con las tasas de mortalidad más bajas de todos los países estudiados, un ciudadano promedio comparte entre el 68 y el 69 por ciento de los ingresos de su vida. Aquí, el riesgo de morir el próximo año es solo la mitad de alto para las personas mayores de 65 años que en China o Turquía, donde se redistribuye entre el 44 y el 48 por ciento de los ingresos de toda la vida.

«Lo que encuentro particularmente interesante es que la relación entre la generosidad y los ingresos de por vida que describimos no depende de si los beneficios provienen del estado o de la familia en general», dice Fanny Kluge. Ambos factores hacen que la población viva más tiempo en comparación con sociedades con menos transferencias.

Aunque Sudáfrica está económicamente más desarrollada que otros países africanos, se redistribuyen pocos recursos; también aquí, la tasa de mortalidad es relativamente alta. En estos países, la tasa de mortalidad de niños y jóvenes hasta los 20 años también es más alta que en los otros países estudiados. «Nuestros análisis sugieren que la redistribución influye en la tasa de mortalidad de un país, independientemente del producto interno bruto per cápita», analiza Kluge.

Referencia bibliográfica

Intergenerational Resource Sharing and Mortality in a Global Perspective. Autoras: Vogt, T., Kluge, F., Lee, R. Publicación: PNAS. Septiembre 2020.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here