Francia creará el llamado “delito de ecocidio”

Se incorpora una propuesta salida de la Convención Ciudadana por el Clima.

escultura de mazo de juez
Imagen de timokefoto en Pixabay

Aunque en realidad la propuesta concreta salida de la Convención Ciudadana por el Clima hablaba de “crimen de ecocidio”, el gobierno francés ha optado por la formulación legal de “delito de ecocidio”. Lo han anunciado la ministra de Transición Ecológica, Barbara Pompili y el ministro de Justicia Eric Dupond-Moretti en declaraciones al Journal du Dimanche.

Convención Ciudadana por el Clima: un rico debate

Hay que recordar que la Convención Ciudadana por el Clima fue una iniciativa del gobierno francés ciertamente innovadora. De forma aleatoria, la administración generó aleatoriamente una serie de números de teléfono para seleccionar un grupo de 150 personas de entre 16 y 80 años. El presidente francés, Emmanuel Macron les pidió definir un conjunto de acciones climáticas para ayudar a la reducción de cuando menos un 40% de las emisiones de carbono hasta el año 2030.

De entre ese conjunto de recomendaciones surge esta propuesta para definir “ecocidio” como un amplio daño a ecosistemas que sea delito punible por ley.

Cárcel y multas para los responsables de los delitos

El ejecutivo alude a problemas constitucionales respecto al posible uso de la palabra “crimen” y por eso opta por “delito” para la redacción del futuro texto legal a incorporar al código penal francés. Se trataría de un delito general de contaminación, con penas que oscilarían entre tres y diez años de prisión dependiendo de si se trata de delito de imprudencia o manifiesta y deliberada violación de obligaciones. Las multas oscilarían entre 375 mil euros y 4,5 millones de euros.

De esta forma, la doble dimensión del delito de ecocidio se referiría por un lado a ese delito de contaminación generalizada y por otro a delitos relacionados con “poner en peligro el medio ambiente”. En opinión de la ministra Pompili la reforma tendrá importantes efectos disuasorios ya que, subraya, dejará de compensar a grandes contaminadores el hecho de pagar multas que hasta ahora habrían sido sensiblemente inferiores a los beneficios obtenidos aparte de las posibles penas de cárcel.