“La salud pública también debe cuidar la limpieza de nuestro hogar: la Tierra”

Imagen de Jasmin Sessler en Pixabay

Expertos recomiendan productos reutilizables frente a la Covid-19 frente a los desechables “innecesarios” promovidos por la industria del plástico.

“La salud pública también debe cuidar la limpieza de nuestro hogar: la Tierra”. Así lo declara el doctor Mark Miller, ex director de investigación del National Institutes of Health’s Fogarty International Center. “La promoción de plásticos innecesarios de un solo uso para disminuir la exposición al COVID-19 impacta negativamente en el medioambiente, el medio hídrico y el suministro potencial de alimentos, en comparación con el uso seguro de bolsas, contenedores y utensilios reutilizables”.

Greenpeace USA y UPSTREAM, ambos miembros del movimiento Break Free From Plastic, han reunido a más de un centenar de personas expertas en salud de dieciocho países que han firmado una declaración que “garantiza a comercios y consumidores que los productos y envases reutilizables son seguros frente al COVID-19”, rechazando así las declaraciones de la industria del plástico, que aboga por los envases de usar y tirar.

Más plástico en nuestras vidas no es más protección, es más problema

Los expertos/as en salud enfatizan que los productos y envases desechables no son inherentemente más seguros que los reutilizables y que éstos pueden utilizarse de manera segura durante la pandemia, empleando una higiene básica. Científicos, académicos, médicos y especialistas en salud pública y seguridad de envases de alimentos de todo el mundo, destacan que los desinfectantes domésticos han demostrado ser efectivos para desinfectar superficies duras, como la de los envases reutilizables.

A modo de ejemplo, desde Greenpeace recuerdan que cada mascarilla quirúrgica contiene unos 2 gramos de plástico, así que, solo las repartidas en centros sanitarios españoles, suponen más de 1.300 toneladas de residuos plásticos adicionales. “Es impactante cómo la industria del plástico aprovecha la pandemia para promover los desechables”, lamenta Julio Barea, responsable de la campaña de residuos de Greenpeace. “Para proteger a las personas, pero también a nuestro planeta, deberíamos escuchar más a la ciencia y menos al marketing encubierto de la industria”, ha añadido.

Declaración [completa] de expertos en salud que aborda la seguridad de los reusables y
COVID-19

Los sistemas de reutilización y recarga son una parte esencial para abordar la crisis de contaminación plástica y alejarse de una economía basada en combustibles fósiles. Pueden crear empleos y ayudar a construir economías locales. La pandemia mundial de la COVID-19 ha desencadenado una discusión sobre cómo garantizar la seguridad de los sistemas reutilizables en una crisis de salud pública. Con base en la mejor ciencia y orientación disponibles de los profesionales de la salud pública, está claro que se pueden usar sistemas reutilizables
con seguridad empleando higiene básica. A continuación se presentan los hechos clave a tener en cuenta.

La evidencia disponible indica que el virus se propaga principalmente por la inhalación de gotitas en aerosol, en lugar de por el contacto con las superficies

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EEUU, “se cree que el virus se transmite principalmente de persona a persona (…) entre personas que están en contacto cercano una con otra, a través de gotas respiratorias producidas cuando una persona infectada tose, estornuda o habla”. Si bien “es posible que una persona pueda obtener la COVID-19 al tocar una superficie u objeto que tiene el virus y luego tocarse la boca, la nariz o posiblemente los ojos”, las gotas en aerosol son el único método documentado de transmisión de COVID -19 hasta la fecha.

Los productos desechables presentan problemas similares a los reutilizables

Los estudios muestran que el virus COVID-19 puede permanecer infeccioso en las superficies durante varios tiempos dependiendo del material. Un estudio mostró que el virus duró hasta 24 horas en papel y cartón y entre 2 y 3 días en plástico y acero inoxidable. En otro estudio, el virus infeccioso no se encontró en la impresión o papel de seda después de solo tres horas, mientras que estaba activo hasta hasta 1 día en tela, hasta 3 días en vidrio y 6 días en plástico y acero inoxidable. Para evitar la transmisión a través de objetos y superficies, se puede suponer que cualquier objeto o superficie en un espacio público, reutilizable o desechable, podría estar contaminado con el virus. El plástico de un solo uso no es inherentemente más seguro que los reutilizables, y causa problemas adicionales de salud pública una vez que se desecha.

Los productos reutilizables se limpian fácilmente

Los desinfectantes domésticos aprobados más comunes deben ser efectivos para desinfectar superficies duras, incluidos los artículos reutilizables, con tales superficies limpiadas a fondo utilizando un detergente o jabón y agua caliente antes de la desinfección si están visiblemente sucias. Lavavajillas y lavadoras deben ser efectivas si se operan de acuerdo con las instrucciones del fabricante y, en el caso de la lavandería, usar la configuración de agua más caliente y apropiada para los artículos y secarlos por completo. Del mismo modo, lavarse las manos con agua y jabón o un desinfectante para manos a base de alcohol, y luego evitar tocarse los ojos, la boca o la nariz son formas efectivas de protegerse.