Los juguetones cachorros de lobo que nos enseñan sobre la evolución canina

“Flea” (“Pulga”) posa para la cámara / Foto: Christina Hansen Wheat, Universidad de Estocolmo

Su inesperado comportamiento ofrece pistas sobre la histórica domesticación del perro.

“Cuando vi al primer cachorro de lobo recuperando la pelota, literalmente se me puso la piel de gallina”, explica Christina Hansen Wheat, de la Universidad de Estocolmo, en Suecia. “Fue completamente inesperado, e inmediatamente supe que esto significaba que si la variación en el comportamiento de juego dirigido por humanos existe en los lobos, este comportamiento podría haber sido un objetivo potencial para las presiones selectivas tempranas ejercidas durante la domesticación del perro“.

El cachorro en cuestión y su inesperado comportamiento es protagonista del estudio publicado a comienzos de enero de 2020 en la revista iScience. Sabíamos que en estos juegos de recuperar un objeto, como una pelota, muchos perros parecen tener un comportamiento instintivo. Pero ahora, gracias a Pulga, los investigadores nos explican que la notable capacidad de interpretar las señales comunicativas sociales humanas que permiten a un perro ir a por una pelota y luego traerla de regreso también existe en los lobos.

Los hallazgos se hicieron por casualidad cuando los investigadores probaron a 13 cachorros lobo de tres camadas diferentes en una batería de pruebas de comportamiento diseñada para evaluar diversos comportamientos en cachorros de perros jóvenes. Durante esta serie de pruebas, tres cachorros de lobo de 8 semanas de edad mostraron espontáneamente interés en una pelota y se la devolvieron a un extraño que los animaba a hacerlo. El descubrimiento es una sorpresa porque se había planteado la hipótesis de que las habilidades cognitivas necesarias para comprender las señales dadas por un humano, como las requeridas para un juego de búsqueda, surgieron en los perros solo después de que los humanos los domesticaron hace al menos 15.000 años.

Investigando en lobos y perros cómo la domesticación afecta el comportamiento

Hansen Wheat está interesada en comprender cómo la domesticación afecta el comportamiento. Para estudiar esto, ella y su equipo crían cachorros de lobo y perro desde la edad de 10 días y los someten a varias pruebas de comportamiento. En una de esas pruebas, una persona que el cachorro no conoce arroja una pelota de tenis a través de la habitación y, sin el beneficio de ninguna experiencia previa o entrenamiento, alienta al cachorro a obtenerla y traerla de vuelta.

Los investigadores nunca esperaron que los cachorros de lobo se dieran cuenta. De hecho, las dos primeras camadas de lobos con las que trabajaron mostraron poco o ningún interés en las bolas y mucho menos en recuperar una. Pensaron poco en eso en ese momento. Era lo que habrían esperado, después de todo. Eso fue hasta que probaron la tercera camada de lobos y algunos de los cachorros no solo fueron por la pelota, sino que también respondieron a las señales sociales dadas por la persona desconocida y la trajeron de vuelta.

“Fue muy sorprendente que los lobos realmente recuperaran la pelota”, dice Hansen Wheat. “No esperaba eso. No creo que ninguno de nosotros lo haya hecho. Fue especialmente sorprendente que los lobos recuperaran la pelota para una persona que nunca habían conocido antes”.

Similitudes entre perros y lobos

Hansen Wheat agrega que las similitudes entre perros y lobos pueden decirnos algo sobre el origen del comportamiento que vemos en nuestros perros. Y, aunque fue una sorpresa ver a un cachorro de lobo jugando a la pelota y conectándose con una persona de esa manera, dice, en retrospectiva, también tiene sentido. “Los cachorros de lobo que muestran un comportamiento dirigido por humanos podrían haber tenido una ventaja selectiva en las primeras etapas de la domesticación del perro”, dice ella.

Su equipo ahora continuará trabajando con los datos que han recopilado en el transcurso de tres años criando a lobos y perros en condiciones idénticas para aprender aún más sobre sus diferencias y similitudes de comportamiento.

Fuente: Intrinsic Ball Retrieving in Wolf Puppies Suggests Standing Ancestral Variation for Human-Directed Play Behavior. Publicación: iScience. Autores: Christina Hansen Wheat, Hans Temrin