Abordan el Rainbow Warrior a punta de metralleta y martillazos en Polonia

0

Militar entra arma en mano en el barco Rainbow Warrior de Greenpeace
Imagen: Greenpeace

Guardias fronterizos detienen a activistas que protestaban en una descarga de carbón.

Varios guardias fronterizos enmascarados y armados con metralletas han abordado el velero Rainbow Warrior de Greenpeace, según ha denunciado el colectivo este martes. La asociación ha criticado el uso desproporcionado de la fuerza. Enmascarados y fuertemente armados, guardias de frontera de Polonia han abordado el barco de Greenpeace, han roto a martillazos las ventanas y han entrado metralleta en ristre en el interior del buque ecologista. A continuación han ordenado a la tripulación que se tumbase en el suelo.

Dieciocho de los activistas fueron detenidos para ser interrogados y más tarde puestos en libertad. Greenpeace informa de que el capitán del barco, español, y otra activista austriaca siguen detenidos. El barco también está retenido. Hay que recordar que el Rainbow Warrior estaba en Gdansk bloqueando una descarga de carbón de un buque de Mozambique. Se trataba de una acción protesta de Greenpeace Polonia contra la dependencia de Polonia del carbón como fuente de energía. Y es que el país importó el año pasado alrededor de 20 millones de toneladas de carbón a pesar de los elevados costos ambientales asociados.

Acción violenta «desmedida» frente a una «acción pacífica»

Las cámaras de seguridad del barco muestran cómo los agentes armados rompen una de las ventanas para entrar al puente de mando y gritan “¡Todo el mundo al suelo!” amenazando con armas. Una actuación totalmente desmedida contra una acción pacífica en defensa del medio ambiente.

«Precisamente Polonia es el país europeo más dependiente del carbón, que es el principal culpable del cambio climático y la crisis que vivimos», señala Greenpeace. Este miércoles, activistas del grupo han vuelto a interrumpir un nuevo intento de descarga de carbón en el mismo puerto. «Necesitamos líderes políticos que actúen igual de rápida y decididamente contra la crisis climática como lo hacen para silenciar las protestas pacíficas. Si queremos evitar los peores impactos del cambio climático, todos los países de la Unión Europea tienen que decir adiós al carbón antes de 2030. En el caso de España, en 2025», sostienen. «Tenemos derecho a la protesta pacífica y no vamos a callarnos, aunque nos apunten con metralletas», advierte el grupo en un mensaje enviado hace pocas horas.

VÍDEOS DE GREENPEACE POLONIA

Actualización 20:05 – Miércoles 11/9/2019
Greenpeace informa de la liberación del capitán:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here