Descubren por qué las tarántulas son azules y verdes

0

Tarántula azul
Una tarántula azul cobalto (Hapolpelma lividum), con pelos de color azul cobalto brillante en sus patas. / Foto: Bastian Rast

Investigadores de Yale-NUS College y Carnegie Mellon University han descubierto que las tarántulas tienen la capacidad de ver en color, contrariamente a lo que se pensaba anteriormente, y sugieren funciones para su coloración verde y azul.

Reevaluando lo que se sabía sobre las tarántulas

¿Por qué algunas tarántulas tienen colores tan vivos? Los científicos se han preguntado por qué estas arañas grandes y peludas, activas principalmente durante la tarde y la noche, lucirían una coloración azul y verde tan vibrante. Especialmente porque durante mucho tiempo se pensó que no podían diferenciar entre colores, y mucho menos poseer una verdadera visión en color.

En un estudio reciente, investigadores de Yale-NUS College y Carnegie Mellon University (CMU) encuentran apoyo para nuevas hipótesis: que estos vibrantes colores azules pueden usarse para comunicarse entre posibles parejas, mientras que la coloración verde confiere la capacidad de ocultarse entre el follaje.

Su investigación también sugiere que las tarántulas no son tan ciegas al color como se creía anteriormente, y que estos arácnidos pueden percibir los tonos azules brillantes en sus cuerpos. El estudio se publicó en Proceedings of the Royal Society B el 23 de septiembre de 2020.

Atracción de parejas

La investigación fue dirigida conjuntamente por Saoirse Foley de CMU y Vinod Kumar Saranathan, en colaboración con el William Piel, ambos de la División de Ciencias del Yale-NUS College. Para comprender la base evolutiva de la coloración de las tarántulas, estudiaron la expresión corporal de varias opsinas (proteínas sensibles a la luz que generalmente se encuentran en los ojos de los animales) en las tarántulas.

Encontraron, contrariamente a las suposiciones actuales, que la mayoría de las tarántulas tienen casi un complemento completo de opsinas que normalmente se expresan en arañas activas durante el día con buena visión del color, como la araña pavo real (Maratus volans).

Estos hallazgos sugieren que las tarántulas, que durante mucho tiempo se pensó que eran daltónicas, pueden percibir los colores azules brillantes de otras tarántulas.

Utilizando análisis filogenéticos comparativos, el equipo reconstruyó los colores de antepasados de tarántulas de 110 millones de años y descubrió que lo más probable es que fueran azules. Además, encontraron que la coloración azul no se correlaciona con la capacidad de urticar o estridular, ambos mecanismos de defensa comunes, lo que sugiere que no evolucionó como un medio para disuadir a los depredadores, sino que podría ser un medio para atraer parejas potenciales.

Verde camuflaje

El equipo también descubrió que la evolución de la coloración verde parece depender de si la especie en cuestión es arbórea (habita en los árboles), lo que sugiere que este color probablemente funciona como camuflaje.

«Si bien la función precisa del azul sigue sin estar clara, nuestros resultados sugieren que las tarántulas pueden ver estos azules, por lo que la elección de pareja es una posible explicación potencial. Hemos establecido un impulso para que los proyectos futuros incluyan un elemento de comportamiento para explorar completamente estos hipótesis, y es muy emocionante considerar cómo los estudios adicionales se basarán en nuestros resultados», explica Foley.

Diferencia Nuevo vs. Viejo Mundo

El estudio del equipo sobre la presencia de coloración azul y verde en las tarántulas arrojó resultados más interesantes. Descubrieron que la coloración azul se ha perdido con más frecuencia de lo que se gana en las tarántulas. Las pérdidas corresponden principalmente a especies que viven en las Américas y Oceanía, mientras que muchas de las ganancias corresponden a las especies del Viejo Mundo (europeas, asiáticas y africanas). También encontraron que la coloración verde ha evolucionado solo unas pocas veces, pero nunca se ha perdido.

«Nuestro hallazgo de que el azul se perdió varias veces en el Nuevo Mundo, mientras que se recuperó en el Viejo, es muy intrigante. Esto deja varias vías fascinantes para futuras investigaciones, al considerar cómo varían las presiones ecológicas en el Nuevo y el Viejo Mundo», analiz Saranathan. «Por ejemplo, una hipótesis serían las diferencias en los entornos de luz de los hábitats entre el Nuevo y el Viejo Mundo, que pueden afectar la forma en que estos colores podrían percibirse, si es que pueden serlo, como sugieren nuestros resultados».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here