Éxito del método de “gestión ética” de las poblaciones de palomas en Barcelona

Palomas en zona de dispensación de pienso con anticonceptivo / Foto: Servei de Premsa – Ayuntamiento de Barcelona

Conseguida una disminución del 50% de poblaciones.

Fue un proyecto pionero, siendo de hecho la primera capital europea donde se puso en marcha este experimento de control ético de población de palomas usando la reducción de la natalidad como herramienta de gestión. La iniciativa puesta en marcha por el Ayuntamiento de Barcelona comenzó en 2017 y consiste en el uso de métodos anticonceptivos con nicarbazina.

Alternativa respetuosa con los animales

Después de tres años de tratamiento los resultados muestran una reducción del 50,9% del conjunto de la población de palomas donde se ha administrado el fármaco, mientras que en los puntos de control donde no se distribuye la nicarbazina, ha aumentado un 11%. A mayores, durante el confinamiento, la baja actividad humana y el mantenimiento del tratamiento anticonceptivo ha comportado la reducción de un 8% de la población de palomas en algunos puntos de la ciudad.

Desde la asociación FAADA destacan que esta es una prueba de que los métodos de gestión ética “existen y se pueden poner a la práctica para que los animales urbanos puedan convivir con las personas sin necesidad de matarlos”. Así mismo, FAADA anima a otros municipios con un problema similar de sobrepoblación a utilizar este tipo de metodologías. “Invitamos a la administración en general a que siga apoyando la investigación científica que buscan alternativas respetuosas con los animales”.

Reducción progresiva de forma natural

El sistema implantado consiste en administrar maíz recubierto de nicarbazina, el fármaco veterinario anticonceptivo, mediante 51 dispensadores automáticos de pienso instalados en 47 zonas de la ciudad.

Las zonas se seleccionaron en relación con el número de quejas ciudadanas recibidas por la elevada densidad de palomas y por las incidencias registradas en cada una de ellas.

Cada día a primera hora de la mañana los dispensadores administran la dosis necesaria de fármaco (8g / paloma / día) a las palomas presentes. Este fármaco inhibe el desarrollo de la yema del huevo y produce una infertilidad reversible si se deja de suministrar, de esta manera, el número de palomas se reduce progresivamente de forma natural.

Éxito del experimento

El programa comenzó con 47 dispensadores, 37 donde se dispensaba pienso tratado y 10 puntos de control donde se suministra la misma cantidad de maíz que en el resto pero sin principio activo.

Esto permite estudiar y asegurar que cualquier efecto observado en la variación de la población de palomas es consecuencia del tratamiento.

Al inicio del tratamiento, en marzo de 2017, en los puntos donde se instalaron los dispensadores de pienso se contaba con una población total de 3.801 palomas, lo disminuyó más de un 17% al cabo de 8 meses. En noviembre de 2018, la cifra inicial se redujo un 52%, lo que suponía un total de 1.814 palomas. En el último balance, en noviembre de 2019, la tendencia se mantiene y el total de palomas tratados con nicarbazina es de 1.865. La predicción de la evolución de la población de palomas bajo un tratamiento de cinco años de duración muestra una reducción del 71,5% en el mes número 60 del tratamiento.

Control ético

Estas cifras manifiestan la eficacia del sistema como herramienta de gestión ética para la ciudad, donde la disminución de la natalidad ha permitido reducir a la mitad el número de palomas de las zonas tratadas sin necesidad de hacer ninguna captura.

Cuando la densidad de palomas de una ciudad supera la media de 300-400 palomas por km 2 se hace necesario establecer medidas para controlar la población. En Barcelona la densidad se estima entre 1.300 y 1.700 palomas por km 2 , lo que supone una superpoblación.

Los objetivos del control ético de palomas son reducir la abundancia de la población de la ciudad de Barcelona a unos valores aceptables para la sociedad, a disminuir los problemas y las incidencias causadas por las aves ya establecer un método de gestión a largo plazo.