“Sensibilizar, movilizar y construir alianzas para desmantelar el racismo sistémico: Black Lives Matter”


Manifiesto de Amigos de la Tierra Internacional.

Amigos de la Tierra Internacional condena los asesinatos recientes de George Floyd, Breonna Taylor, Tony McDade y Ahmaud Arbery, así como la violencia permanente contra las comunidades y organizaciones negras en Estados Unidos, autorizada por el Estado. La violencia sistémica de la policía en Estados Unidos constituye una grave violación en serie de los derechos humanos y un descomunal abuso de poder por el Estado. El racismo ambiental y los efectos desproporcionados del COVID-19 en las comunidades negras son ejemplos adicionales de la negación violenta que se perpetúa contra las comunidades de color en EE.UU.

En la última semana, los pueblos se han levantado en todo el mundo para condenar los asesinatos sistemáticos de personas de comunidades negras en Estados Unidos. Tras esta inspiradora demostración de solidaridad mundial, sumamos nuestras voces y la fuerza de nuestras organizaciones para seguir movilizando el poder popular en la lucha para ponerle punto final al racismo sistémico y la opresión institucionalizada.

Amigos de la Tierra Internacional y nuestros grupos miembro nacionales en 73 países nos solidarizamos con los levantamientos a lo largo y ancho de Estados Unidos en respuesta a los asesinatos recientes. Muchas de nuestras organizaciones nacionales miembro siguen luchando contra la represión estatal y el racismo y por el respeto de los derechos fundamentales de los pueblos y el avance de la justicia. Reconocemos los rasgos distintivos del autoritarismo y el militarismo y condenamos la respuesta racista y violenta de las fuerzas policiales de EE.UU. contra manifestantes que ejercen su derecho democrático a la protesta. Exhortamos a Estados Unidos a que respete los derechos básicos de libertad de expresión y libertad de asociación.

La militarización creciente de la vida nacional en Estados Unidos y el violento autoritarismo del gobierno encabezado por Trump es motivo de muchísima preocupación e inquietud para las comunidades en todo el mundo. El apoyo implícito de la administración Trump al nacionalismo blanco y sus llamados al uso de la fuerza letal para acallar el disenso constituyen notoriamente un nuevo retroceso hacia el fascismo y representan un estímulo a regímenes represivos en todo el mundo.

Como nación fundada en la el esclavitud de pueblos africanos y el genocidio de Pueblos Indígenas, Estados Unidos tiene la responsabilidad de afrontar sus injusticias y contradicciones históricas fundamentales y trabajar por la reparación de los daños y sufrimientos intergeneracionales que ha provocado. Nos hacemos eco de los reclamos de justicia para las familias de quienes han perdido seres queridos a manos de la violencia policial y el supremacismo blanco. Reiteramos nuestra solidaridad con los pueblos de Estados Unidos que ejercen sus derechos. Nos mantenemos firmes en nuestra misión de garantizar que haya justicia ambiental, social y de género y que prevalezca la dignidad humana y el respeto de los derechos de los pueblos.

Acompañamos a las comunidades y organizaciones negras en todos los rincones del mundo en su lucha por la justicia y el cese de la opresión sistémica a la que se enfrentan. Estamos comprometidas a sensibilizar, movilizar a los pueblos y construir alianzas para desmantelar el racismo sistémico.