La urgencia de un plan de rescate para el transporte público

Foto: Instagram de @busdriverbcn (vía @tmb_bcn )

Ecologistas en Acción propone inyectar fondos urgentes y que se apruebe una ley de financiación del transporte público para asegurar que todos los servicios puedan seguir funcionando.

“El sector del transporte público no ha podido acogerse a ninguna de las ayudas desarrolladas por el Gobierno. No se está permitiendo, especialmente a las empresas públicas, acudir a los ERTE por fuerza mayor, tampoco a los operadores privados en algunos casos. Hasta la fecha no hay ningún programa específico para ellos”.

El análisis lo realiza Ecologistas en Acción, llamando a evitar el colapso de operadores de transporte público que, advierten, “se enfrenta a un difícil escenario en los próximos meses e incluso años”. Los cálculos de la asociación estiman pérdidas de alrededor de 180 millones de euros mensuales dentro del conjunto del Estado para este sector. “En este escenario de pérdidas el transporte público va a tener que asumir medidas de distanciamiento y seguridad y deberá hacer frente a un probable rechazo de la población a viajar en transporte colectivo”, auguran.

Corazón verde con el lema "Transporte Público" en el interior

Doce medidas para reforzar al sector de transporte público

En línea con ese análisis y perspectivas, Ecologistas en Acción propone doce medidas para mejorar la oferta, asegurar una financiación que garantice su mantenimiento a corto y largo plazo y reforzar la seguridad sanitaria del personal y las personas usuarias. Las siguientes:

  1. Ampliar el número y la dimensión de los carriles bus en las zonas urbanas y priorizarlos en los semáforos.
  2. Habilitar carriles bus en las vías de titularidad estatal de entrada en las grandes ciudades.
  3. Asegurar una adecuada oferta de transporte público, dimensionando la red actual (cobertura y frecuencias) de acuerdo con las necesidades reales de movilidad de la población.
  4. Mejorar la información pública en tiempo real sobre opciones de transporte público, tiempos de espera y alternativas existentes para distribuir la demanda de forma más adecuada.
  5. Aprobar urgentemente una ley estatal de financiación del transporte público.
  6. Reducir las millonarias inversiones previstas en nuevas infraestructuras viarias, y reorientarlas en mejorar los servicios e infraestructuras del transporte público.
  7. Transferir de manera urgente desde el Ministerio de Hacienda una subvención extraordinaria para el mantenimiento del transporte urbano a los ayuntamientos.
  8. Crear un fondo de compensación para movilidad por parte de todas las administraciones competentes con el objetivo de suplir la pérdida por ingreso tarifario durante y después de la crisis por el COVID-19 a los operadores que, además de seguir prestando servicio, han tenido que asumir gastos extraordinarios.
  9. Condicionar la recepción de ayudas extraordinarias a que los ayuntamientos destinen carriles de circulación para mejorar la movilidad peatonal, ciclista y colectiva frente al coche. El Ministerio de Transportes, Movilidad Sostenible y Seguridad Vial deberá proporcionar una guía para este efecto.
  10. Intensificar las tareas de limpieza y desinfección de vehículos y estaciones (de autobús, metro o tren).
  11. Disponer de informaciones e indicaciones claras en las estaciones y vehículos para asegurar que no se supere el aforo recomendado y las distancias de seguridad: vestíbulos de entrada y salida unidireccionales, pegatina en asientos e indicaciones en los andenes.
  12. Dotar a las distintas plantillas del transporte público (conductores, personal de estación y mantenimiento) de todas las medidas de prevención y protección necesarias.