Lo que aprendí de las mujeres que luchan por salvar nuestro planeta

0

Nanticha Ocharoenchai en Tailandia
Nanticha Ocharoenchai, activista climática tailandesa / Foto: Greenpeace

Autora del artículo: Nanticha Ocharoenchai

El activismo climático no es tan divertido como solía ser.

Recuerdo la primera vez que me manifesté: revolucionar a la multitud fue divertido, y lo mismo fue cantar por la justicia climática con un grupo de extraños. Pero hace mucho que se fueron esos días. Climate Strike Thailand, el grupo que lancé, se hizo más grande y parecía que finalmente estaba haciendo la diferencia que esperaba. Pero crear un cambio significaba solucionar un problema, y solucionar un problema significaba enfrentar las complejidades de la política ambiental y el drama político.

El cambio también vino con el estrés de reunirse con voluntarios, entrevistas en los medios, eventos y administrar plataformas de redes sociales. Además de las tareas físicas que necesitaba hacer, también tuve que hacer frente mentalmente a las mañanas increíblemente deprimentes de despertar con el miedo a morir por el cambio climático, y a las horribles noches de despertar a ataques de ansiedad por sentirme demasiado impotente y exhausta para detener la crisis.

En muchas de esas noches, me preguntaba si otras personas alguna vez sentían lo mismo. Recuerdo haber pensado en Kotchakorn Voraakhom, una arquitecta paisajista para cuya firma escribo, y me pregunté si alguna vez se sintió desesperada. Kotchakorn y su equipo trabajan extensamente sobre los impactos climáticos en las ciudades que se hunden, estuvo entre las «15 mujeres que lideran la lucha contra el cambio climático» en la revista TIME, se centró en diseñar infraestructuras que agreguen espacios verdes a Bangkok y otras ciudades del delta del sudeste asiático. Me preguntaba si saber demasiado sobre el problema y tratar demasiado de resolverlo alguna vez había matado su visión optimista del futuro, de la misma manera que lo hizo con la mía.

La respuesta era bastante obvia, sí, mucho y se podía ver en su rostro casi cada vez que la veía. ¿Pero eso significaba que ella alguna vez quiso rendirse? Realmente no. Claro, la resolución de problemas es difícil, pero además de eso, ¿qué más hay que hacer?

Los problemas también pueden ser divertidos de resolver, al menos eso es lo que mi madre cree. Como empresaria, sus días se componen de resolución de problemas, lo que resulta divertido para ella. Al crecer, también me enseñaron a ser resolutiva e ingeniosa, a poder convertir cualquier desastre en una oportunidad y transformar cualquier adversidad en un activo.

O la mentalidad creció en mí, o siempre estuvo ahí. Muchas noches, me quedaba dormida con la idea de desistir sobre nuestro planeta, pero a la mañana siguiente, siempre me despertaba sintiéndome incapaz de hacer la vista gorda ante un problema del que soy plenamente consciente. No estaba seguro de qué hacer con esa relación de amor y odio con el activismo climático. Fue difícil renunciar a pesar de todos los desafíos, porque siempre había una sombría sensación de esperanza de que tal vez podría crear un cambio. Era aún más difícil quedarse quieta y ver arder el mundo, cuando sabías dónde podría estar el agua para apagar el incendio.

Al igual que los errores que mi madre convirtió en lecciones, comencé a convertir el trabajo de activismo climático que a veces comenzaba a odiar en algo que disfrutase aprender con un pequeño equipo de personas a las que amo. Ahora de nuevo en marcha, estoy explorando cómo combinar la narración de cuentos, una pasión perdida durante mis primeros meses de activismo climático y la defensa del clima juntos para crear narrativas emocionalmente cautivadoras que compartan las voces que merecían ser escuchadas a través de la escritura, el cine y la fotografía.

Como todo lo demás en la vida, como he aprendido de las mujeres en mi vida, el activismo climático tiene sus momentos bajos, y solamente tienes que aprender a recuperarte. Independientemente de si funciona o no, al menos lo intentas. Mirando hacia atrás sobre el trabajo que he logrado realziar hasta ahora, no sólo he aprendido maneras de llevar a cabo mi misión, sino también de darme el crédito suficiente para poder inspirarme tanto como las mujeres en las que a lo largo de mi vida he encontrado inspiración.

Nanticha Ocharoenchai
Nanticha Ocharoenchai / Foto: Biel Calderon – Greenpeace

Nanticha Ocharoenchai, de 22 años, es una escritora ambiental y activista climática de Climate Strike Thailand.

Vía Greenpeace Internacional
Traducción: www.diario.eco

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here