La catástrofe petrolera de Mauricio era un accidente “evitable”

Costa afectada por marea negra en Mauricio
Foto: Greenpeace Africa

“No existe una forma segura garantizada de extraer, transportar y almacenar productos de combustibles fósiles. Esta fuga de aceite no es un giro del destino, sino la elección de nuestra retorcida adicción a los combustibles fósiles. Debemos reaccionar acelerando nuestra retirada de los combustibles fósiles”, explicaba este agosto de 2020 Happy Khambule, Gerente Senior de la Campaña de Energía y Clima de Greenpeace África.

Las afirmaciones de Khambule llegaban a raíz del accidente del carguero japonés WV Wakashio, que ha provocado una marea negra en la bahía de Mahebourg, una reserva natural de 27 hectáreas, y el Parque Marino Blue Bay,

“Una vez más vemos los riesgos del petróleo: agravar la crisis climática, así como devastar los océanos y la biodiversidad y amenazar los medios de vida locales alrededor de algunas de las lagunas más preciosas de África”, lamentaba Khambule.

“Consecuencias inmediatas y a muy largo plazo” en un frágil ecosistema

Una opinión compartida desde otros colectivos, como WWF, desde donde han comunicado la “tristeza y preocupación” por este desastre. Un trágico accidente que, subrayan, “se podría haber evitado, pero ahora tiene consecuencias inmediatas y a muy largo plazo en el frágil ecosistema del sureste de la isla, en las personas que viven en ella y en su forma de vida, que depende de los recursos naturales marinos”.

La marea negra amenaza un área que es un complejo ecosistema de arrecifes, manglares, lagunas, estuarios y playas en Pointe d’Esny.

“En WWF nos solidarizamos con la población de Mauricio y con el ingente trabajo que están realizando con los medios a su disposición para contener la marea negra y evitar que acabe con su ecosistema y su forma de vida”. Afirman que este accidente vuelve a poner de relieve la estrecha relación entre un ecosistema marino sano y el bienestar y la seguridad de las personas que viven de él. “También recuerda la necesidad de alcanzar una estrategia regional para gestionar de forma responsable esta área y tener una respuesta rápida preparada en casos de accidentes futuros”.

Mapa: Wikipedia

Una amenaza que no es novedad en esta zona del Índico

WWF recuerda que no es la primera marea negra de esta zona, que constituye la ruta marítima más corta y habitual entre Sudáfrica y Asia. “Recordamos un derrame de fosfatos en Madagascar en 2009 o la muerte masiva de delfines en 2008 tras unas prospecciones submarinas de Exxon Mobil en el noreste de Madagascar”, señalan.

El informe de 2017 de WWF titulado “Reviving the Western Indian Ocean Economy”, refleja que los servicios vinculados al mar de esta zona del Índico están valorados en 334 mil millones de dólares: se tuvieron en cuenta la pesquería, los manglares o los arrecifes de coral, pero también otros servicios como la absorción de carbono. Pero estos recursos naturales, al igual que el patrimonio cultural, están muy amenazados por las prospecciones de gas y petróleo.