«Lo normal ya era una tragedia para muchas personas y para el planeta»

0

Foto: Friends of the Earth

Análisis de Jagoda Munić, director de Friends of the Earth Europe.

La Comisión Europea ha presentado su plan para administrar una inyección de adrenalina de 750 mil millones de euros para sacar a la economía europea del colapso del coronavirus. Con el buque insignia Green Deal europeo de fondo, la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, prometió hacer que la recuperación sea ‘verde, digital y resiliente’. Este es un momento innovador para el futuro de Europa. Pero el paquete de recuperación tal y como lo conocemos hasta el momento no es suficiente para reconstruir una Europa mejor.

Enfrentamos una pandemia y una crisis climática y ecológica mundial, una combinación letal tanto a corto como a largo plazo. Nuestras economías contaminantes y no equitativas no solo deben recuperarse de una profunda recesión; deben someterse a una transformación total dentro de diez años, si vamos a limitar el calentamiento global a 1.5 ° C.

Este momento es una oportunidad única en la vida para hacer las cosas de manera diferente a partir de ahora: poner a Europa en una posición sostenible, resiliente y justa. Eso debe significar promulgar una Transición Justa a energía 100% renovable y comunitaria; ayudando a las regiones más pobres de Europa y a las personas más vulnerables; y duplicar las soluciones sostenibles y justas para el uso de alimentos, agricultura, naturaleza y recursos. Esta puede ser nuestra mejor y última oportunidad para detener la crisis climática descontrolada y el colapso de la biodiversidad.

Liderazgo europeo

En estos tiempos sin precedentes, esperamos que nuestros líderes asuman sus responsabilidades y respondan de manera integral a las emergencias interconectadas. Ciertamente, podemos decir que la presidenta von der Leyen ha aprendido de los errores del colapso económico de 2008. Es necesaria su movilización de fondos conjuntos masivos para impulsar nuestras economías post Covid-19, en lugar de imponer austeridad. El énfasis en una ‘recuperación verde’ y la ayuda a los más afectados es ciertamente bienvenido. Y su paquete es un noble intento de actuar en solidaridad para evitar que las fuerzas divergentes de Europa lo dividan aún más.

Desafortunadamente, a juzgar por la escala y la urgencia de la emergencia planetaria que aún enfrentamos, este paquete ‘verde’ tiene un tinte claramente marrón. Busca un rápido retorno a la normalidad, aunque lo normal ya era una tragedia para muchas personas y para el planeta.

Sin ataduras

El paquete carece de medidas para condicionar los rescates . Esta reticencia es absurda. Los Estados miembros pueden gastar fondos de la UE no utilizados para una respuesta rápida a la crisis hasta 2022: las subvenciones a los combustibles fósiles están permitidas en virtud de estas normas. La ayuda estatal a las empresas tampoco tiene condiciones ecológicas, y las restricciones normales se relajan temporalmente. Permitir apoyos a proyectos de combustibles fósiles o corporaciones que eluden los impuestos nos pondrá en camino hacia un futuro sucio e injusto. Igualmente, deberían existir condiciones vinculadas a los rescates para fomentar trabajos decentes, limitar la extracción de beneficios y reducir los impactos ambientales.

Demasiadas de las medidas ponen en primer lugar las soluciones tecnológicas corporativas. La Comisión está trabajando en tecnologías no probadas como el hidrógeno. En realidad, aumentar el hidrógeno no es una vacuna contra la emergencia climática, y corre el riesgo de continuar nuestra dependencia de los combustibles fósiles contaminantes que lo generan. Del mismo modo, el paquete promueve la agricultura digital como una forma de salir de la recesión; Pero esto no es la panacea. Podría perjudicar aún más a los pequeños agricultores y, a menos que se establezcan reglas claras para garantizar a los agricultores el control sobre sus datos, podría reforzar aún más el dominio de las corporaciones sobre nuestros alimentos.

Dando forma a la recuperación de sociedades más justas dentro de los límites de la Tierra

Es bueno ver cosas como la inversión en la rehabilitación de los edificios ineficientes de Europa, lo que ayuda a crear empleos, reducir las emisiones de carbono y aliviar la pobreza energética . Y un impulso al Fondo de Transición Justa para ayudar a los trabajadores y las regiones a realizar el cambio a energías libres de fósiles. Ambas cuestiones todavía requieren una inversión adicional masiva, urgencia y objetivos claros. Los costos deben ser asumidos por los ricos, no por las partes más pobres de la sociedad.

Nuestro futuro colectivo dependerá de cómo se gaste este dinero. El coronavirus sería una doble tragedia si regresamos a una economía insalubre e insostenible como de costumbre. Europa todavía tiene la oportunidad de reconstruir mejor. Ahora le corresponde al Parlamento Europeo y, sobre todo, a los gobiernos estatales apoyar este paquete y darle forma para crear las sociedades justas que necesitamos dentro de los límites de la Tierra. Sobre todo, deben actuar para nuestro futuro común, no sólo para el suyo propio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here