El “bosque más antiguo del mundo” revela que los árboles modernos surgieron antes de lo que se creía

Imagen: Veeterzy – Unsplash

Investigadores encuentran evidencias de que la transición hacia los bosques modernos comenzó antes de lo que se pensaba anteriormente.

Al examinar los suelos fósiles en la región de Catskill, cerca de Cairo, en Nueva York, los investigadores descubrieron un extenso sistema de raíces de árboles de 385 millones de años que existieron durante el período Devónico. Si bien las plantas de semillas no aparecieron hasta unos 10 millones de años después, estos sistemas de raíces preservadas muestran evidencia de la presencia de árboles con hojas y madera, los cuales son comunes en las plantas de semillas modernas. El hallazgo, publicado el 19 de diciembre en Current Biology, es la primera evidencia de que la transición hacia los bosques modernos comenzó antes de lo que se creía anteriormente.

Este descubrimiento del bosque más antiguo del mundo, con una antigüedad de 385 millones de años, es fruto de una investigación dirigida por profesores de la Universidad de Binghamton.

La época en la que apareció el primer bosque del planeta Tierra

“El período Devónico representa una época en la que apareció el primer bosque en el planeta Tierra”, explica el autor principal William Stein, profesor emérito de ciencias biológicas en la Universidad de Binghamton. “Los efectos fueron de magnitud de primer orden en términos de cambios en los ecosistemas, de lo que sucede en la superficie de la Tierra y los océanos, la concentración de CO2 en la atmósfera y el clima global. Se produjeron tantos cambios dramáticos en ese momento como resultado de esos bosques originales que, básicamente, el mundo nunca ha sido el mismo desde entonces“.

Sistema de raíces ‘Archaeopteris’ en el lugar del bosque fósil de Cairo / Imagen: Charles Ver Straeten

Stein y su equipo de investigadores han estado trabajando en la región de Catskill en Nueva York, donde en 2012 describieron la “evidencia de la huella” del bosque fósil de Gilboa, durante muchos años denominado el bosque más antiguo de la Tierra. El descubrimiento en la zona de Cairo, a unos 40 minutos en coche del sitio original, revela ahora un bosque aún más antiguo con una composición profundamente diferente. Esta nueva área presenta tres sistemas de raíces únicos, lo que lleva a Stein y su equipo a plantear la hipótesis de que, al igual que hoy, los bosques del período Devónico eran heterogéneos, con diferentes árboles que ocupaban diferentes lugares según las condiciones locales.

Profundizando sobre las características de los primeros árboles

Junto a la Universidad de Binghamton, colaboraron en este estudio el Museo del Estado de Nueva York y la Universidad de Cardiff, y se realizó la cartografía de más de 3.000 metros cuadrados de bosque en la cantera abandonada en las estribaciones de las montañas Catskill en el valle del Hudson. Las investigaciones mostraron que el bosque albergaba al menos dos tipos de árboles: cladoxilopsidos, plantas primitivas parecidas a helechos arborescentes, que carecían de hojas verdes planas y que también crecían en grandes cantidades en Gilboa; y Archaeopteris, que tenía un tronco leñoso con forma de conífera y ramas parecidas a hojas que tenían hojas verdes aplastadas.

También se descubrió un solo ejemplo de un tercer tipo de árbol, que permaneció sin identificar pero posiblemente podría haber sido un licópodo. Todos estos árboles se reproducen utilizando solo esporas en lugar de semillas. El equipo también informó de una red espectacular y extensa de raíces, que tenían más de once metros de longitud en algunos lugares, que pertenecían a los árboles Archaeopteris.

Son estas raíces leñosas de larga vida, con múltiples niveles de ramificación y pequeñas raíces alimentadoras perpendiculares de corta vida, las que transformaron las interacciones de las plantas y los suelos y, por lo tanto, fueron fundamentales para la coevolución de los bosques y la atmósfera, señalaron los investigadores.

La evolución de la Tierra hacia un planeta arbolado

“Para comprender realmente cómo los árboles comenzaron a extraer dióxido de carbono de la atmósfera, necesitamos comprender la ecología y los hábitats de los primeros bosques y sus sistemas de enraizamiento”, explica el doctor Chris Berry, de la Facultad de Ciencias de la Tierra y del Océano de la Universidad de Cardiff.

“Estos notables hallazgos nos han permitido alejarnos de las generalidades de la importancia de las grandes plantas que crecen en los bosques, a los detalles de qué plantas, en qué hábitats, en qué tipos de ecología estaban impulsando los procesos de cambio global. Literalmente, hemos podido perforar el suelo fósil entre los árboles y ahora podemos investigar los cambios geoquímicos en el suelo con nuestros colegas de la Universidad de Sheffield”, analiza.

“Realmente estamos entendiendo la transición de la Tierra a un planeta arbolado“.

Pulsa para acceder a la fuente: Mid-Devonian Archaeopteris Roots Signal Revolutionary Change in Earliest Fossil Forests. Publicación: Current Biology. Autores: William E. Stein, Christopher M. Berry, Jennifer L. Morris, Linda VanAller Hernick, Frank Mannolini, Charles Ver Straeten, Ed Landing, John E.A. Marshall, Charles H. Wellman, David J. Beerling, Jonathan R. Leake