Drunkorexia: peligroso y creciente comportamiento

0

Alrededor de 1 de cada 3 estudiantes universitarias afirman que ahorran calorías para los episodios de consumo excesivo.

Foto: Markus Weber – Pixabay

¿Qué es la drunkorexia?

Al examinar los patrones de consumo de alcohol de 479 estudiantes universitarias australianas de entre 18 y 24 años, el primer estudio empírico realizado sobre este tipo de práctica exploró los patrones de creencias subyacentes que pueden contribuir a la Drunkorexia, un comportamiento dañino y peligroso en el que se utilizan patrones de alimentación desordenados para compensar los efectos negativos de Consumir exceso de alcohol, como aumentar de peso.

Mojito, appletini o un simple coktail pueden aflojar un día ajetreado, pero si te encuentras atrapado en cierta cantidad, podrías poner en riesgo tu salud física y mental según esta nueva investigación de la Universidad de Sur de Australia.

Resulta preocupante que los investigadores descubrieron que un asombroso 82,7 por ciento de las estudiantes universitarias encuestadas se habían involucrado en comportamientos de Drunkorexia en los últimos tres meses. Y, más del 28 por ciento se saltaba las comidas de manera regular y deliberada, consumía bebidas alcohólicas bajas en calorías o sin azúcar, se purgaba o hacía ejercicio después de beber para ayudar a reducir las calorías ingeridas por el alcohol, al menos el 25 por ciento del tiempo.

Exceso de alcohol combinado con patrones restrictivos de alimentación

La psicóloga clínica e investigadora principal de UniSA, Alycia Powell-Jones, dice que la prevalencia de los comportamientos de Drunkorexia entre las estudiantes universitarias australianas es preocupante.

«Debido a su edad y etapa de desarrollo, los adultos jóvenes tienen más probabilidades de participar en conductas de riesgo, que pueden incluir beber alcohol en exceso», explica Powell-Jones.

«El consumo excesivo de alcohol combinado con patrones de alimentación restrictivos y desordenados es extremadamente peligroso y puede aumentar dramáticamente el riesgo de desarrollar graves consecuencias físicas y psicológicas, que incluyen hipoglucemia, cirrosis hepática, déficits nutricionales, daño cerebral y cardíaco, fallos de memoria, desmayos, depresión y trastornos cognitivos.

«Cóctel» de comportamientos altamente tóxico para jóvenes

«Ciertamente, muchas de nosotras hemos bebido demasiado alcohol en algún momento, y sabemos cómo nos sentimos al día siguiente, que esto no es bueno para nosotros, pero cuando casi un tercio de las jóvenes estudiantes universitarias están cortando intencionalmente su comida solamente para compensar las calorías del alcohol, estamos ante un problema de salud grave».

El uso nocivo del alcohol es un problema mundial, ya que el consumo excesivo provoca millones de muertes, incluidos miles de vidas jóvenes.

En Australia, una de cada seis personas consume alcohol a niveles peligrosos, lo que los pone en riesgo de por vida de una enfermedad o lesión relacionada con el alcohol. La combinación de una ingesta excesiva de alcohol con comportamientos alimentarios restrictivos para compensar las calorías puede resultar en un cóctel altamente tóxico para esta población.

Esquemas desadaptativos

El estudio se realizó en dos etapas. El primero midió la prevalencia de actividades autoinformadas, compensatorias y restrictivas en relación con su consumo de alcohol.

La segunda etapa identificó los esquemas de desadaptación temprana (EMS) de los participantes, o patrones de pensamiento, y descubrió que el subconjunto de esquemas más predictivos de Drunkorexia eran el «autocontrol insuficiente», la «privación emocional» y el «aislamiento social».

Powell-Jones dice que identificar los primeros esquemas desadaptativos vinculados a Drunkorexia es clave para comprender la condición dañina.

Estos son temas profundamente arraigados y generalizados sobre uno mismo y la relación de uno con los demás, que pueden desarrollarse en la infancia y luego pueden influir en todas las áreas de la vida, a menudo de manera disfuncional. Los primeros esquemas desadaptativos también pueden verse influidos por las normas culturales y sociales.

El comportamiento alcohólico tóxico parece estar motivado por dos normas sociales clave para los adultos jóvenes: el consumo de alcohol y la delgadez.

Ansiedades sociales

«Este estudio ha proporcionado una visión preliminar para comprender mejor por qué las mujeres adultas jóvenes toman estas decisiones para participar en conductas de Drunkorexia», dice Powell-Jones.

«No sólo puede ser una estrategia de afrontamiento para manejar las ansiedades sociales a través de ser aceptado y adaptarse a las expectativas culturales o grupales de sus compañeros, sino que también muestra una dependencia en estrategias de afrontamiento evasivas».

«Es importante que los médicos, educadores, padres y amigos sean conscientes de los factores que motivan a las mujeres jóvenes a participar en este comportamiento dañino y peligroso, incluidas las normas culturales, las creencias que impulsan la autoestima, un sentido de pertenencia y la conexión interpersonal».

Referencia bibliográfica

Drunkorexia: An investigation of symptomatology and early maladaptive schemas within a female, young adult Australian population. Autoras: Alycia Powell‐Jones Susan Simpson. Publicación: Australian Psychological Society. Mayo 2020.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here